Política | kirchnerismo | Gerardo Morales | Jujuy

En modo kirchnerismo, Morales lanza su ya frustrada campaña presidencial

El kirchnerismo en las últimas horas retomó con insistencia la idea de suspender las PASO de 2023 y esta a la espera a que Alberto Fernández tome la decisión final y firme el instrumento legal.

Dicen los analistas que la presión fundamental está en los gobernadores peronistas, pero que también están apareciendo algunas voces por fuera de peronismo que también respaldan esta iniciativa, inclusive comprometiendo los votos que necesitaría el kirchnerismo para avanzar en este asunto.

Como es de imaginar, esa voz que aparece en este sentido es la de Gerardo Morales, aliado permanente y efectivo del gobierno nacional.

Ahora el encargado de reflotar el tema fue el Ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, a la postre uno de los puentes de plata de Morales con el kirchnerismo, quien dijo que el único que por ahora resiste la eliminación de las primarias es el Presidente.

El titular de la cartera política insiste en que la discusión que hay sobre las PASO es pública y el 100% de los gobernadores se manifestaron a favor de eliminar las PASO, acá De Pedro, de manera intencional o no, reconoce que hasta los gobernadores radicales están trabajando junto al kirchnerismo, aunque cabe destacar que Suarez de Mendoza y Valdez de Corrientes por ahora se muestran más alineados con Juntos por el Cambio.

El ministro sugirió que la idea es que cada partido resuelva las candidaturas internamente, en franca coincidencia con Morales.

Las discusiones internas se tienen que dar adentro de las fuerzas políticas, es la bandera que ahora levantan los K, acompañados por la estructura del Frente de Todos y los intendentes de la provincia de Buenos Aires. Mientras tanto en la justicia electoral siguen sin preocupación esta discusión.

Para que se ponga en marcha el calendario electoral falta bastante, las PASO se pueden suspender en cualquier momento, inclusive con la organización de las elecciones en marcha.

Pero en tribunales señalan que lo ideal sería tener una definición antes de mayo, ya que la ley establece que el Poder Ejecutivo de la Nación debe hacer la convocatoria formal a elecciones 90 días antes. Las PASO son el segundo domingo de agosto, el año que viene es el 13.

De manera tal que antes del 15 de mayo debería estar el decreto que las convoque. Eso daría mayor previsibilidad a todos, sobre todo a los partidos políticos.

Si se derogan las PASO entraría en vigencia la posibilidad de que los partidos, convoquen a elecciones internas, en caso que así lo decidan. Ya sean solo para sus afiliados o abiertas.

Morales no solo quiere eliminar las PASO, sino que además no quiere saber nada con que sean abiertas, él entiende que su única posibilidad está en que sean cerradas, lo más cerradas posible, cosa de menguar las posibilidades a sus competidores del PRO, quienes al parecer carecen de una estructura territorial importante y su mayor capital está en los ciudadanos independientes.

Más allá de estas cuestiones que hacen al armado nacional, en Jujuy el mundo político sigue son sus clásicos movimientos subterráneos.

En el radicalismo los cuatro aspirantes a la sucesión se mueven con cautela, pero siempre intentando no cometer ningún error no forzado.

El alcalde de San Pedro, Julio Bravo, es el único que por ahora manifiesta públicamente sus apetencias gubernamentales, donde ve un micrófono anuncia su candidatura a gobernador. Mientras tanto en su San Pedro apela sistemáticamente a un populismo absurdo y berreta, organiza festivales y fiestas varias, cambia contenido por papel picado, apela a la vulgarización para aumentar sus índices de popularidad, el problema es que, después es muy difícil salir de esta trampa, y puede terminar su camino producto de una indigestión de rusticidad.

Carlos Sadir, otro que figura en los borradores de Gerardo Morales optó por el silencio, sobre una eventual candidatura la repuesta siempre es esquiva, aunque el trabajo territorial en Capital nunca lo dejó de lado, y visita sistemáticamente a los líderes territoriales del radicalismo.

Estas visitas de Sadir nunca se interrumpieron, las costumbres adquiridas en la comuna capitalina y en el concejo deliberante nunca las abandonó, razón por la cual es imposible saber si ahora se realizan como un saludable habito político o en estos tiempos se enmarcan en una eventual candidatura.

Aunque en cada oficina de la municipalidad de la Capital, cada funcionario se mida el traje de su salto hacia el ejecutivo provincial, el intendente de la ciudad Raúl Jorge mantiene un silencio absoluto y cada vez que puede toma distancia de las eventuales candidaturas.

El problema de Jorge esta que su silencio es acompañado por la incontinencia verbal de muchos de sus funcionarios, inclusive los de primera línea, que no se cansan de repetir que ya están designados para determinado ministerio o Secretaría de Estado.

Otro de los nombres que aparece, pero por ahora solo en el submundo, es el de Freddy Morales, para muchos la más improbables de la posibilidades.

El hermano, cultor del bajo perfil, al parecer se le despertó la idea, no la descarta pero tampoco lo desespera.

Mientras tanto por esta hora se está produciendo un nuevo éxodo, pero esta vez hacia la Capital Federal.

Con estilo populista de ADN kirchnerista, Morales encabeza este éxodo hacia Costa Salguero en la Capital Federal, que es el punto de encuentro de más de 20 colectivos, infinidad de camionetas y pasajes de aviones a granel. A todo esto indefectiblemente hay que agregar los viáticos.

Las arcas públicas se estiran como chicles para garantizarle a Gerardo Morales una runfla de aplaudidores seriales.

Ocurre que con el pretexto de un homenaje a la democracia y a Raúl Alfonsín, el mandatario jujeño pretende un homenaje a él y utilizar esa plataforma como su lanzamiento a la ya frustrada carrera presidencial.

Los sueños húmedos de Morales no tienen límite y se financian con los recursos que les faltan a los jujeños.

Dejá tu comentario