Política | Jujuy | Gobierno | Estado

Morales y su doctrina del apriete

El Gobernador Gerardo Morales poniendo en riesgo el estado de derecho mediante sus practicas inconstitucionales.

Pese a lo que piense Gerardo Morales sobre el periodismo, que son todas cosas negativas, según lo entiendo yo, uno de sus objetivos primordiales es que debe incomodar para el poder, porque en ese punto se rompe el status quo impuesto y llegar a la información, que es nada mas y nada menos que decir la verdad.

Aquí en la Provincia de Jujuy hay una clara y específica preocupación por la deriva autoritaria que expresa el Gobierno del Sr. Morales que amenaza al propio sistema democrático, mediante implementación de prácticas nada legales.

No es normal lo que vemos que pasa en lo cotidiano, en el día a día, Gerardo Morales acapara todo el poder del estado. Abusando de la potestad que tiene por ser el Gobernador de la Provincia y utiliza todos los recursos de las instituciones para amenazar, amedrentar personas y para perseguir a sus críticos de todos los sectores de la sociedad.

El ataque sube en intensidad a pasos agigantados implementando acciones muchos más duras y cuestionables, según lo venimos denunciando, ya no hay divisiones de poderes. Entendiendo la importancia de esto, como un objetivo de mantener equilibrado los diferentes poderes y no cometer abusos, algo totalmente nulo desde la asunción del Gobierno oficialista en el Poder Ejecutivo.

Vemos de forma explícita como no hay garantías constitucionales, punto fundamental establecido en el Art. 18 de la Constitución Nacional Argentina, en Jujuy avasallan mediante diferentes prácticas, es asi como Morales, solo como ejemplo vamos a dar los más evidentes, controla la fiscalía del Estado , la fuerza policial, el sistema judicial mediante designaciones de jueces a fines a su Gobierno , el Superior Tribunal de Justicia, órgano primordial en la justicia Jujeña, todo coactado bajo su manto de este modo tiene zona liberada para romper todos los limites posibles sin ser cuestionado por ninguna institución.

Morales con su conducta autoritaria ejerciendo actos arbitrarios sobre todos los ciudadanos y dentro de los diferentes poderes, llegara el momento que va a cruzar un punto de no retorno en el cual no podrá volver atrás ya que tarde o temprano va a tener que enfrentar consecuencias legales y dar explicaciones al pueblo Jujeño sobre sus decisiones y políticas públicas que eligió implementar para mantener el tan famoso slogan “Unión, paz y trabajo”, pero la pregunta es a que costo?, cuando no vemos nada reflejado el significado de estas tres poderosas palabras.

A los gobiernos autoritarios como el que tenemos actualmente en Jujuy, lo único que les interesa es silenciar, mantener “orden” pero ahora lo que inquieta que nos debe inquietar a todos y todas son las formas y los excesos que ejecuta. Todo esto es posible en el medio del desmantelamiento de la institucionalidad democrática, fiel a sus prácticas, el Gobernador lo hace de forma silenciosa sin llamar la atención.

La única política publica que rige en el Gobierno de Morales es una enorme y efectiva maquinaria de propaganda de discursos color rosa y un fuerte marketing paseándose por los medios de la Provincia de Buenos Aires, pero la realidad es otra la que vivimos y no es una percepción, quienes se animan a enfrentarla hoy están en serio peligro.

Todo este despropósito que lidera Morales no hace mas que producir un agotamiento irrecuperable de la democracia en Jujuy, esto nos lleva hacia algo que nadie sabe que es y nos debe alertar, porque nos lleva a un camino desconocido lesionando la democracia.

Dejá tu comentario