Jujuy | Jujuy |

La droga acecha a vecinos de El Chingo y Punta Diamante

El enfrentamiento entre bandas juveniles, bajo el efecto de las drogas, tiene atemorizado a los jujeños que residen en la populosa barriada.

En la zona contigua al Rio Grande,  la delincuencia y la droga reinan, por la sencilla razón que el Estado provincial no asume sus obligaciones y no garantiza seguridad a los vecinos que hoy realizaron una marcha por la vida.

Iván Chauque y Amelia Suárez son vecinos y presidentes de centros vecinales del sector, e integran la Asamblea Comunitaria, organización que convocó a esta marcha, donde principalmente se exigió al Gobierno más seguridad.

La Asamblea  reúne a dirigentes o responsables de  instituciones del Chingo, Punta Diamante, Tacita de Plata, La Merced y Radio Estación, también están la iglesia, la escuela, el centro vecinal, guarderías, ONG".

"Hay mucha delincuencia, drogadicción y el alcoholismo. Hay muchos jóvenes que se dedican a delinquir bajo el efecto de las drogas. Ya hubo muertos y últimamente vivimos una batalla campal en el barrio, hace tres semanas. Sábado a sábado se vienen enfrentando bandas de El Chingo con las de Punta Diamante", explicó Chauque en el programa Sobremesa, por Canal 2, denotando la triste situación de este sector de la ciudad que está ubicado a escasos minutos del centro capitalino.

"En esas bandas participaban jóvenes, adolescentes y en algunas ocasiones, mamás; había madres que incitaban al enfrentamiento. Los motivos son siempre la venganza, en el caso de una banda que agarra a otra, se vengan y no acaban allí. Algunas mamás salen en defensa de su hijos y no saben qué son esos jóvenes", enfatizó el dirigente vecinal.

Los vecinos relataron que los fines de semanas, especialmente, es común que en el sector se sientan disparos. "Siempre ocurre  los viernes, sábados a la tarde o domingos a la mañana. La inseguridad que vivimos todos los días, es en la entrada del barrio, a toda hora, por las escaleras de ingreso. Es tierra de nadie, últimamente nos dirigimos a las autoridades policiales para reforzar la seguridad. A veces están, a veces no y cuando no están aprovechan los delincuentes", contó por su parte Amelia Suárez.

Todos estos sectores dependen de la Comisaria 61de El Chingo que no tiene muchos efectivos policiales. "Tienen 3 o 4 efectivos por guardia, para una  población de 17 mil habitantes del sector, más los asentamientos a orillas del río, que se agrandaron. La situación es insostenible, hemos pedido más seguridad al jefe de seguridad, pero no hemos tenido".

En lo que va del año, ya fallecieron 3 jóvenes por los hechos de inseguridad. "A un vecino le cortaron la cara y le hicieron 223 puntos", relató la vecina y también dijo que piden a gritos una sub comisaría, a lo que Iván Cahuque recalcó: "Estamos a quince minutos de Casa de Gobierno. Se hacen operativos pero no es suficiente, pedimos una sub comisaría a donde los vecinos puedan ir en caso de urgencia", enfatizó.

El tema de la seguridad también aflige a los vecinos; en el sector funciona el puesto de salud, pero tienen recurrir a El Chingo por falta de insumos y personal, según dijo el dirigente.

En los barrios proliferan el paco y la marihuana pero los jóvenes se inician en el consumo con el alcohol. "Pedimos más controles, se hicieron algunos pero no hay repuesta. Fue una vez el secretario de Seguridad, prometió el tema de las alarmas comunitarias, pero hasta ahora no la vemos", sostuvo.

"También pedimos soluciones de fondo, como que se implementen políticas para los jóvenes,  en el sentido de la contención. No tienen un horizonte, aspiran a tener un plan por alguna organización para ir a marchar. No tienen expectativas de futuro, porque no hay una política de contención para los jóvenes", agregó Amelia. Pedir al Gobierno que escuche nuestra petición, somos autoridades del barrio, que vena nuestras necesidades y tomen carta en el asunto”, finalizó.

Temas

Dejá tu comentario