Política | Jujuy | Gerardo Morales | CASPALÁ

Herida abierta

Mientras el gobernador sigue con el discurso para conquistar a los Argentinos con su posible candidatura, haciendo puesta en escena con los estandartes de educación, salud, sin violencia, en la provincia se vive otra realidad.

El gobernador volvió a hablar de educación, dice que el desafío en el mundo pasa por los desarrollos científicos y tecnológicos lo que implica mayor calidad educativa y apuesta al trabajo.

Yo le agregaría un detalle no menor al gobernador sobre este tema: En el mundo hay empresas. ¿Cuántas empresas hay en Jujuy o en todo caso en estos siete años de su gobierno, cuantas empresas se radicaron en Jujuy?

La idea de la universidad para el trabajo es pintoresca pero pregunto: ¿Universidad de trabajo para ir a trabajar a que empresas?

Me parece que es al revés, Sr Morales, hay que radicar empresas primero y luego abrir la universidad del trabajo.

Pero lo que ocurre es como Ud. vive al margen de la ley porque permanentemente ordena maniobras poco claras como paso en Caspalá intentando despojar a la gente de sus propiedades centenarias queda claro que en la provincia están flojos de papeles en materia de seguridad jurídica por la que usted, mandatario responsable, debería bregar.

Vive al margen de la ley al intentar asignarle de facto la propiedad de todo Caspala, al estado provincial y a espaldas de la gente, no es un buen antecedente para que las inversiones lleguen a Jujuy.

Si no hay inversiones no existen empresas, además los argumentos que utiliza sobre lo que paso en una localidad de Valle Grande son infantiles quien puede creer que un simple vendedor de bebidas puede tener influencias para detener una obra en la famosa “canchita” de futbol para construir una escuela. Señor, subestima groseramente a los jujeños y esto es inadmisible.

Garantiza la paz y el respeto pero primero reprimió ferozmente a gente inocente que labura y que no vive del estado como lo hace usted y su familia hace treinta o cuarenta años.

Primero agrede ferozmente y luego habla de respeto y de acuerdos. Que yo sepa las personas que ejercen prácticas violentas no acuerdan ni respetan a nadie.

Y como si esto fuera poco se presenta frente a la multitud como si fuese el Sarmiento del nuevo siglo y habla de educación luego de la paliza feroz a la comunidad en Caspala.

Cuanta hipocresía cuando lo que se necesita es educar para la paz y para el amor. Pero claro esta es la cultura machista y patriarcal que Usted encarna en una de las provincias más violentas de Argentina y precisamente, esa violencia se ejerce desde el poder que tiene a cargo.

Puede inaugurar diez escuelas en Caspalá pero la herida que ha ocasionado a su gente es muy profunda.

La Organización Mundial del Turismo le puso el sello destacado al pueblito de Caspalá y nacía una ilusión se encargó de ponerle el sello de la violencia dejando una marca que ya recorre el mundo y Jujuy está al borde de otra oportunidad perdida…

Dejá tu comentario