Política | Jujuy | Consejo de la magistratura |

Consejo de la Magistratura: después de los bochazos, todos miran los movimientos políticos

Hacete amigo del juez, no le des de que quejarse”… decía un ladino Viejo Vizcacha.

Fue el gran José Hernández el que puso en boca del Viejo Vizcacha estos versos proverbiales, pero promediando el 1800, estaba lejos de sospechar, que 150 años después, esos consejos iban ser en la vida pública argentina una doctrina de aplicación diaria.

Y a eso Morales lo tiene absolutamente internalizado, lo sabe a la perfección y lo aplica literalmente como un catecismo.

Morales paso toda su vida en la política y sin lugar a dudas fue el mejor alumno de las peores mañas.

Para ratificar esto solo basta ver cómo se mueve y las varas que tiene la justicia de Jujuy.

En febrero de 2019, Esteban Hansen asumía como Juez Federal N° 1 de Jujuy, llegaba a este estrado sin haber sorteado el proceso indicado por mandato constitucional, pero al perecer la vacancia luego de la renuncia de Wenceslao Cardozo.

Hansen venía de rendir un concurso para un juzgado federal en Libertador General San Martín, pero ese mismo juzgado finalmente nunca fue creado.

A pesar de la presencia de Hansen, el Consejo de la Magistratura, siguió en el proceso natural de designar, mediante los métodos naturales, al juez federal de Jujuy.

Hansen fue el que pidió el traslado al Juzgado Federal de Jujuy, que finalmente le fuera concedido, una maniobra algo extraña, donde los letrados matriculados en ese fuero interpretaban que este curioso traslado se debía a una fuerte influencia de Gerardo Morales.

Lo llamativo de este traslado, es que el Juzgado de Libertador tiene algunas características distintas al de Jujuy, inclusive, el de la capital tiene competencia electoral y el de Libertador no.

El hecho que el Juzgado Federal N° 1 tenga competencia electoral, es una buena razón para que sea un sitio más que apetecible para el poder político de turno.

Sin embargo, el Consejo de la Magistratura prosiguió con los exámenes, los postulantes habían llegado de distintas partes del país.

En esa nómina de candidatos, dos de ellos, dicen en el fuero federal, eran de supremo interés de Gerardo Morales, Esteban Hansen y Mariano Zurueta.

Este último es parte del Gobierno Provincial, actualmente Procurador General de la Provincia.

22 fueron los postulantes que alcanzaron la instancia final, los que debían alcanzar los 50 puntos, lo llamativo del caso es que Esteban Hansen alcanzó 41 puntos, mientras que Mariano Zurueta 39.

En los pasillos de la casona de calle Belgrano, el comentario generalizado indica que ninguno de los dos candidatos del oficialismo provincial alcanzó la última etapa que se desarrollará integramente en la Capital Federal.

A nadie escapa el fuerte tinte político del Consejo de la Magistratura, razón por la cual en las últimas horas comenzaron una serie de especulaciones sobre si finalmente llegará la nómina consagrada ayer, o si por acción de algunas fuerzas oscuras la misma sería corregida.

El orden de mérito definitivo comunicado por el Consejo de la Magistratura quedó integrado de la siguiente manera:

El mendocino Andrés Agustín Da Rold

El jujeño Roberto Marcelo Savio Cravero

El tucumano Carlos Felipe Diaz Lannes

El salteño Esteban Klix

El jujeño Juan Giusti

El jujeño Andrés Reynoso.

La normativa dice que no hay margen de modificatorias, de estos seis debe salir el nuevo titular del Juzgado Federal N° 1 de Jujuy.

Pero en la política argentina todo es posible, y a nadie escapa que Silvia Giacoppo es la representante de los intereses de Gerardo Morales en el Consejo de la Magistratura.

Morales no es un cultor de la independencia de poderes ni mucho menos de una justicia despojada de los intereses personales y partidarios, el absolutismo y la autocracia necesitan de una justicia abyecta, sobre todo si se trata de cuestiones electorales.

Hoy la cuestión no es "hacerse amigo del juez", sino lograr que el amigo sea juez y el enemigo deje de serlo.

Dejá tu comentario