Jujuy | ¿JUJUY VERDE? |

Un basural a cielo abierto camino a La Almona

A pesar de los múltiples programas provinciales para concienciar sobre el cuidado del medio ambiente, los residuos se acumulan a la vera del río y amenazan con sabotear el futuro del Parque Lineal.

Desde el inicio de la nueva gestión de gobierno se trabajó el concepto de un Jujuy limpio y en consonancia con la naturaleza. No solo para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, objetivo principal, si no para explotar las virtudes naturales del territorio en función del turismo.

Pachamama, yo te cuido” a principios de 2016, “Jujuy Verde” a mediados 2017 o la eterna incógnita del programa municipal GIRSU. La sucesión de proyectos sin profundidad en cuanto a la ejecución y el concepto cultural de “si no lo veo, no es mi problema” han terminado por lograr que los problemas ambientales estén lejos de revertirse.

Durante una entrevista en Radio 2 el perito ambiental Néstor Ruiz analizaba la situación en general de la provincia y la fragilidad con la que los organismos de control funcionan.

A tan solo un día de la inauguración del Parque Lineal Xibi Xibi, una situación de posible impacto ambiental negativo se vive kilómetros arriba, a la vera del Río Chico, sobre Ruta 2 camino a La Almona.

En el lugar de los hechos los periodistas de Canal 2 pudieron constatar la presencia de un creciente basural sobre una barranca a metros del cauce. El atractivo del paisaje se ve opacado por los montículos de escombros, residuos no degradables e inclusive desechos de carnicerías.

Los vecinos de la zona indicaron que si bien no es el único basural a lo largo de la ruta, este es uno de los más importantes. Solo una inocente cerca perimetral y dos carteles recordando la ordenanza 6666/14 alertan a la población. Según los testigos, camiones descargan a plena luz del día y sin tapujos la basura.

La primera lluvia intensa podría terminar arrastrando los desechos acumulados río abajo llegando hasta la obra de infraestructura urbana que congregará a vecinos y turistas próximamente. La inacción ante el problema podría terminar alcanzando un mayor número de personas, así como un gran perjuicio de la zona.

La gente culturalmente piensa que puede hacer lo que quiere donde quiere. Ponemos énfasis en los derechos y no en los deberes. Todos somos responsables del paraíso donde vivimos”.

Dejá tu comentario