Política | GERARDO MORALES | Reforma Consititucional | Liliana Fellner

Un sainete, la nueva política y dos voluntades

Sigue el sainete en el Partido Justicialista en torno a la reforma constitucional, a punto tal que en la sede partidaria realizaron un encuentro donde supuestamente, o por lo menos así lo quieren vender se dedicaron a "analizar" la iniciativa gubernamental.

El propio PJ califica al encuentro como exitoso, título dudoso, ya que hay que establecer de qué lado hay que mirarlo, ya que es harto sabido que están apostando a que la reforma se lleve adelante y que Morales tenga la re elección tan ansiada.

Al encuentro llegaron miembros del Consejo del Partido Justicialista además de otros sectores del peronismo y un par de partidos políticos.

Rubén Rivarola, Liliana Fellner y Guillermo Jenefes y Carolina Moisés, oficiaban de anfitriones, algunos históricos no podían faltar como es el caso de Alberto Tell, Alberto Matuk y Daniel Almirón, en el encuentro dicen que se expusieron diferentes argumentos respecto a la Reforma Constitucional impulsada desde el Ejecutivo Provincial.

Paradójicamente todos los argumentos esgrimidos durante el encuentro giraban en torno a la “necesidad” de darle a Morales una reforma a su medida,

"Estamos convencidos que tenemos que ser una oposición responsable y que es necesario reformar una constitución de tantos años" dijo el Presidente del Partido, Rubén Rivarola, eufemismo que no hace otra cosa que afianzar la hipótesis de un Partido Justicialista exactamente a la medida de las necesidades de Morales.

El canto de sirenas estivo a cargo de Kolina, el partido de Liliana Fellner y Adrián Mendieta, Arriba Jujuy, Jujuy Avanza y la sorpresa la dio la nueva política de VIA, que sigue demostrando un singular extravío político.

Paradójico es ver a la nueva política haciendo los coros a lo más vetusto y perverso de la política vernácula.

En realidad el problema que tiene el PJ es un inconveniente de discurso, están a favor de la reforma pero no pueden decirlo, además a la calle se la ganó los sectores del peronismo que no acompañan la reforma, y agregando organizaciones sociales que también dijeron con absoluta claridad que no.

En la vereda del frente está el peronismo que marca claramente sus disidencias con Morales, a punto tal que cada día emiten nuevos comunicados expresando su postura contraria a la reforma.

Por ejemplo los diputados provinciales Juan Cardozo, Débora Juárez Orieta, Alejandro Snopek, Mariela Ferreyra y Emanuel Palmieri; acompañados por el senador nacional Guillermo Snopek y el diputado nacional Julio Ferreyra volvieron a juntarse para decirle no a la reforma.

Dicen que la reforma no es necesaria ni urgente, y se oponen al intento reformista en el convencimiento que no es bueno porque el gobernador las podría haber planteado con la realización de las elecciones generales en 2023 para despejar cualquier tipo de dudas sobre una posible re- reelección.

En este sentido señalaron que esto es un intento de habilitar un nuevo mandato para el gobernador, y concretar la idea de perpetuidad en el poder.

Además sostienen que esta reforma lejos está de resolver los problemas de los jujeños, y que el apuro del Morales obedece únicamente a sus propias necesidades políticas.

Así están las dos veredas del peronismo, el PJ con un doble problema, decirle que si a la reforma pero sin que se note demasiado y a la vez intentar recuperar la calle procurando que el voto natural no sigua migrando hacia otras opciones, en definitiva detener el proceso de sangría que viene experimentando el PJ.

Es muy complicado decir no pero si, y ese es el dilema, para colmo de males saben que van a quedar totalmente expuestos el día que se vote en el recinto y el PJ y los que estaban en el encuentro de ayer, le den a Morales las voluntades necesarias.

Fernando Posadas es hasta el momento el designado, es más, ya opinó a favor de la reforma. Utilizando una serie de sortilegios que no hacen más que reafirmar su vocación incalificable de darle a Morales la reforma que tanto necesita el gobernador.

En las últimas horas también apareció el nombre del legislador provincial y a la vez mandamás de UPCN, Luís Cabana, como hipotético voto favorable. Cabana en su rol de líder sindical siempre fue consecuente y acompañó la política salarial del gobierno, independientemente de dejar a los trabajadores muy por debajo de la línea inflacionaria.

Hoy el PJ tiene en carpeta al menos dos voluntades, aunque con una es suficiente.

En los pasillos de la legislatura retumba la famosa frase de Gerardo Morales: “…Si hay reforma es porque hay soborno…” a lo que podemos agregarle que también hay carpetazo.

Dejá tu comentario