BANNER SORTEO ESPECIAL WEB2
Jujuy | Fuga | comisarías | Problemas

Fugas en seccionales: sobran antecedentes, faltan respuestas

Los antecedentes de fuga entre las comisarias jujeñas ocurren con preocupante intermitencia mientras se espera la construcción de la cárcel de Chalicán. Desde episodios de película hasta huidas bajo complicidad policial, las crónicas de escapes son tan diversas como los problemas que los efectivos responsables deben enfrentar ante la falta de recursos.

  • Recopilación de fugas en comisarías y seccionales de Jujuy durante los últimos seis años.
  • El problema de superpoblación carcelaria fue heredado del gobierno felnerista pero sigue sin solución.
  • Varios funcionarios de primera línea pidieron mejorar el sistema, pero hasta el momento el proyecto cárcel Chalicán parece ser el único en pie.

"El tema no es nuevo, ejemplos abundan y preocupan en igual proporción, ocurre en comisarías del centro pero también del interior", a simple vista esta línea parece describir una inocente adivinanza infantil, pero el tema referido genera un nerviosismo que afecta sobremanera a los adultos ¿La solución definitiva a la crisis carcelaria que tanto maltrata a los jujeños será la inauguración del servicio penitenciario de El Chalicán? Con al menos dos años de obras por delante esa inquietud carece de respuesta aún, pero los antecedentes recientes merecen una reacción inmediata por parte de los funcionarios/ministros.

Para tomar dimensión del problema, ya en 2015 durante el gobierno de Eduardo Fellner el tema se había instalado, a tal punto que el actual gobierno terminaría por heredar un problema mayúsculo que no han sabido resolver. "La fragilidad del sistema carcelario permite constantes fugas de presos" rezaba una nota de JujuyalMomento sobre la fuga de cuatro delincuentes del la comisaría 6ta del barrio San Pedrito, dependencia que por ese entonces ya había exhibido su fragilidad con otras fugas.

El hacinamiento, la estadía de presos con procesos judiciales en comisarías y hasta la insólita situación de una unidad enquistada en pleno vecindario de Alto Comedero, haciendo convivir a vecinos respetuosos de la ley con condenados por delitos graves, son problemas que el Gobierno acumuló y que superaron a la gestión de Matuk.

La fragilidad del sistema carcelario permite constantes fugas de presos

Ni siquiera el aire fresco de la renovación dirigencial sería capaz de regular tales condiciones precarias en las seccionales. Un déficit que los distintos ministros de Seguridad no han podido resolver. A continuación presentamos un repaso de los casos más resonantes y hasta insólitos de fuga ocurridos en territorio jujeño hasta la fecha.

Policías cómplices en fuga de presos (09/12/2015)

Controversial fuga de cinco delincuentes de la comisaria 6ta. del barrio 12 de Octubre, comprometió al comisario, los guardacárceles, y personal de turno por “facilitación de evasión”. Insólito y probablemente adrede, las llaves quedaron a disposición de los detenidos, quienes solo debieron aprovechar "el descuido" para huir.

Frustran intento de fuga en comisaría del Barrio 18 de Noviembre (18/04/2016)

La rápida intervención de personal policial, evitó la fuga de ocho presos que estaban alojados en dependencias de la Comisaría N° 59; en una de las celdas prendieron fuego a un colchón para obligar a los celadores la apertura de las mismas y darse a la fuga. Si bien pudo contenerse el intento de escape, quedó planteada la duda sobre el ingreso de los elementos combustibles probablemente entregados por familiares de los reos.

Detalles de la insólita fuga de una presa con pulsera electrónica (29/05/2017)

El sistema de tobillera electrónica, elemento fundamental para que un condenado obtenga la prisión domiciliaria fue una gran lucha del Patronato de Liberados y Encauzados, pero al menos durante 2017 el mecanismo evidentemente no estaba "aceitado" y las actuaciones protocolares de la policía provincial tampoco estaban a la altura en caso de que el dispositivo fuera alterado.

Micaela Gauna de 25 años se dio a la fuga con su beba de seis meses. Al darse cuenta de esto la madre de la presa da aviso al personal de la Seccional 32 de Malvinas. Hasta el propio juez Isidoro Cruz reprendería a los efectivos por su falta de reacción. El evento marcó un antes y después para funcionarios judiciales que debieron analizar posibles casos de adulteración.

Casi una fuga al estilo de Hollywood (01/09/2017)

Es de público conocimiento que el personal policial no tiene formación penitenciaria, pero tampoco las comisarías están adaptadas para retener personas por tiempo indeterminado. El episodio de la Brigada de Palpalá debería haber funcionado como punto de inflexión para que no ocurriera a futuro. Cuatro alojados vieron frustrado su intento de escapar por una inspección de rutina. Al parecer el hueco se habría realizado con un intenso trabajo, de entre uno y dos días, con cucharas de plástico y picos de botella.

“Tienen a favor que la mampostería y las construcciones son antiguas y fáciles de vulnerar. Se está trabajando en la refacción para que no puedan fugarse” reconocía en ese entonces el director provincial de la Brigada de Investigaciones Marcelo Rodríguez.

Intentaron fugarse al estilo Hollywood

Tras las fugas, se reacomodan las comisarías (01/08/2018)

A principios de año la seccional de Mariano Moreno fue el escenario de fuga para tres hombres de tremendo prontuario y si bien luego serían recapturados el tema sobre las condiciones precarias de detención quedó nuevamente instalado. Para julio de ese mismo año otros cuatro presos escaparían por la puerta principal de la comisaría de barrio Azoprado tras atacar a un policía.

El por entonces jefe de la Policía Guillermo Corro blanqueaba la necesidad de expandir el sistema carcelario tras confirmar un excedente de 465 personas distribuidas como se puede entre las distintas dependencias, aún si no contaban con la capacidad operativa para contenerlos. El problema se había arraigado a tal nivel que 80 guardia cárceles debieron ser afectados a tareas y capacitaciones en comisarías.

El ministro de Seguridad Ekel Meyer optaba por caer en las responsabilidades de los policías al señalar "un descuido" sin dejar de lado los problemas de saturación:

Estamos saturados, ya lo planteamos a pesar de que mejoramos muchísimo ante un error se produjo un hecho como el de hoy a la madrugada. Seguimos trabajando, todavía faltan muchísimas cosas Estamos saturados, ya lo planteamos a pesar de que mejoramos muchísimo ante un error se produjo un hecho como el de hoy a la madrugada. Seguimos trabajando, todavía faltan muchísimas cosas

Recapturaron a uno de los presos que se había fugado en octubre (04/12/2019)

A mediados de octubre la ciudad de Palpalá también era escenario de una fuga triple, por la puerta principal de la seccional Paso de Jama salían muy campantes y por consiguiente tres efectivos también eran señalados por presunta complicidad. Dos meses después hallarían a uno de los prófugos en Orán (Salta).

Nueva fuga de presos: fue al baño y nunca volvió (08/11/2019)

Otro episodio insólito pero esta vez en La Esperanza, un hombre de 40 años Imputado por robo calificado y resistencia a la autoridad aprovechó un momento de recreación en el patio interno cerca de las 19 y pidió permiso para ir al baño. Cuando los efectivos regresaban a los presos a sus celdas se dieron con la novedad de que faltaba uno.

2020 un año marcado por fugas y motines

La situación de la superpoblación carcelaria llegó el año pasado a niveles críticos, ya no era un tema exclusivo de las seccionales. Incluso los profesionales penitenciarios se vieron más de una vez superados por los reclamos de los presos alojados en Gorriti. Además de los habituales reclamos por hacinamiento y malas condiciones de vida, la pandemia jugó un rol preponderante para que más de una docena de reos subieran a los techos en un reclamo que se extendió por tres horas y tuvo el peor desenlace con dos muertos.

Embed

Ese mismo año otro detenido se aprovecharía de la ingenuidad de los policías. En la comisaria 61 de barrio El Chingo tras un empujón se escapó hacia el Río Grande, siendo recapturado al día siguiente tras ser divisado por los agentes en una parada de colectivos.

Otro ejemplo de fuga insólita ocurriría en inmediaciones del Hospital Pablo Soria durante marzo, esta persona estaba detenida por un hecho de robo ocurrido el 1 de marzo, y pertenecía a la Seccional N° 60. En momentos que personal de enfermería realizaba los controles a otras personas hospitalizadas, el efectivo policial salió momentáneamente de la habitación y allí el demorado se dio a la fuga a través de una ventana hacia calle Patricias Argentinas.

Dejá tu comentario