Salud | CUARENTENA | Salud |

Cambios en el hábito del sueño de los argentinos por la cuarentena

El cambio en los horarios de dormir, generado por la cuarentena, podría traer consecuencias en la salud de gran parte de la población. Los científicos están recabando evidencia para elaborar recomendaciones y que cuando llegue el momento de retomar la actividad sea de la mejor manera posible.

  • Científicos del CONICET buscan construir un mapa del sueño de los argentinos.
  • Dormir fuera del horario habitual puede traer consecuencias en la salud.
  • Una mala higiene del sueño llega a provocar accidentes y alteraciones cognitivas, inclusive.

Desde el inicio de la cuarentena, muchos de los hábitos cotidianos de los argentinos se vieron modificados. Se come a cualquier hora, los chicos duermen y levantan más tarde ylas tareas laborales, para quien hace home office, no tienen los mismos horarios que antes, como para mencionar algunos de los cambios que se dieron.

“Es importantísimo considerar este tema. La cuarentena está modificando nuestros comportamientos, incluyendo el ciclo del sueño y no le prestamos suficiente atención”, explica el doctor Diego Golombek, docente de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) e Investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), al ser consultado por Canal 2.

“Nosotros necesitamos un ciclo de sueño robusto, entre las horas adecuadas para estar de mejor humor, para no estar somnolientos y para que nuestro sistema inmune funcione bien. Si estamos encerrados, sin abrir la ventana o sin salir al balcón, el sistema inmune se resiente”, agregó.

Si bien, según las etapas de la vida, la cantidad de horas de sueño que necesita el ser humano varía. La cantidad de horas de sueño no son las mismas las que requiere un bebé, un adolescente, un adulto o un adulto mayor, pero al fin y al cabo, el sueño forma parte del ciclo vital. Durante ese transcurso, además de descansar, el cerebro fija los recuerdos y nos prepara para adquirir nuevos conocimientos, nos pone de mejor humor, mantiene óptimo nuestro sistema inmune, regula nuestro metabolismo y nos permite, al despertar, iniciar una jornada con “todas las pilas”.

Respecto de las consecuencias en la salud de las personas a causa de alteraciones en el ciclo del sueño, se le consultó a la doctora Romina Martínez, médica neuróloga clínica (M.P. 3239), quien explicó que “la alteración del ritmo circadiano (también llamado ‘reloj biológico’) hace que haya un desbalance entre los neurotransmisores, como la dopamina, la adenosina, la adrenalina, y los neurotransmisores inhibitorios, como el gamma-aminobutírico (GABA)”, que cumple el rol de inhibir o reducir la actividad neuronal, o la melatonina que se alteran y provocan un desbalance.

El “reloj biológico” está asociado a la luz del día y la falta de luz durante noche, según la información que recibe el cerebro a través de la retina. En condiciones naturales, el cuerpo del ser humano se activa al salir el sol y tiende a decaer a medida que oscurece, enviando señales que todos conocemos. Bostezar, sensación de cansancio y ganas de querer dormir. Pero la exposición a la luz artificial, como la que emiten celulares, televisores, focos y computadoras, lo pueden alterar.

La doctora Martínez agregó que los problemas más comunes en la población que se ve afectada por la alteración en su reloj circadiano son “insomnio, somnolencia diurna, síndrome de apnea del sueño, accidentes en la vía pública, en el ámbito laboral o domiciliario”. Y destacó que si no se corrige el desbalance, “en el largo plazo, tiende a traer trastornos cognitivos”.

Es ante esta situación y para poder conocer la situación actual, Diego Golombek, junto a un equipo de investigadores, decidieron ampliar un estudio que vienen desarrollando hace tres años. Se trata del proyecto “Crono Argentina”, el cual consiste en elaborar un mapa para conocer cómo, cuándo y qué calidad tiene el descanso de la población del país, una experiencia de investigación innovadora en la región y que busca generar datos para una mejor toma de decisión en el ámbito de las políticas públicas.

“Como teníamos esta herramienta, que lo venimos realizando desde hace un par de años, nos pareció muy interesante proponerle a la gente que nos había respondido, que lo hiciera de nuevo para ir comparando cómo está cambiando el ciclo de sueño. Esto que todos sentimos que se está retrasando, que la gente está durmiendo raro”, agregó Golombek, quien además dirige el Laboratorio de Cronobiología de la UNQ. A su vez, invitó a quienes aún no se sumaron al estudio a que lo hagan, así se puede tener “un mapa bien robusto”.

image.png

Cómo participar de “Crono Argentina”

Para participar de este estudio, quien quiera sumarse, debe vivir en Argentina, tener al menos 13 años y completar un cuestionario que le llevará aproximadamente 20 minutos. El mismo está disponible en el sitio www.cronoargentina.com. Además de algunos datos generales, como edad, género, altura, peso y ciudad donde reside; deberá responder preguntas relacionadas con sus preferencias diarias y hábitos de sueño.

Este mapa permitirá, entre otras cosas, “conocer cómo estamos durmiendo y poder emitir recomendaciones adecuada, sólo lo podemos hacer con evidencia, vamos a poder determinar qué sucede con el huso horario de Argentina, determinar qué pasa con el horario del trabajo y las escuelas, vamos a poder hacer una serie de recomendaciones de higiene del sueño en base a esto que estamos viviendo y que, para cuando regresemos de esta situación en la que nos encontramos, seguro que habrán una serie de recomendaciones con respecto a horarios, trabajos escalonados a las escuelas. Para eso necesitamos saber cómo y cuándo duerme la gente y poder recomendarle las pautas adecuadas”.

Dejá tu comentario