Mundo | covid | Europa | RESTRICCIONES

Super Pasaporte COVID: la estrategia que apunta a los no vacunados

Pase de salud extendido, dosis de refuerzo, pruebas y mascarillas. Cómo se ajusta el cerco para evitar la desenfrenada suba de contagios en Europa.

  • Algunas restricciones para evitar mayores riesgos de cierres antes de las navidades.
  • Esa es la decisión de varios países de Europa para frenar la sorprendente propagación de contagios por coronavirus.

En todos los casos, los gobiernos llevan varios días estudiando el alcance de las medidas para la toma de decisiones respecto a estas restricciones, luego de que los distintos asesores científicos y sanitarios elevaran sus recomendaciones.

Pese a los movimientos contra las restricciones, Europa debe tomar medidas “urgentes” ante la nueva ola de COVID-19 , estimó una agencia de la Unión Europea el miércoles, al día siguiente de una advertencia de la Organización Mundial de la Salud sobre el riesgo de otra masacre este invierno.

Con más de 2,5 millones de casos y casi 30.000 muertes registradas en la última semana, Europa es, con mucho, la región del mundo más afectada por la pandemia, según datos oficiales recopilados por AFP. Y la tendencia sigue en aumento, especialmente en los países con las tasas de vacunación más bajas.

El martes, la rama europea de la OMS se alarmó por el “agarre” del COVID-19 en Europa, que podría causar 700.000 muertes adicionales en el continente para la primavera, además de los 1,5 millones de muertes ya enumeradas.

De esta manera, cada vez son mas los países que aumentan la presión sobre los no vacunados. El último ha sido Italia: sólo podrán entrar en locales de ocio y restaurantes aquellos que tengan esquema completo de vacunación y los que hayan pasando la enfermedad, dejando de esta manera de lado a las personas que quieran hacerlo con un certificado negativo ante la infección.

El gobierno de Mario Draghi favorecerá a los vacunados frente a una posible cuarta ola, dando luz verde al llamado “Super Pasaporte COVID”. La medida entrará en vigor el 6 de diciembre y restringe la entrada a varios lugares a los no inmunizados, quienes sólo podrán utilizar un test negativo para ir a trabajar.

El objetivo de la administración italiana es presionar a ese 15% de población que aún no ha recibido ninguna inyeccion. Italia, con su super pase sanitario extendido, busca reducir esos 7 millones de individuos reacios a recibir el suero anti COVID.

Pero el Ejecutivo suma decisiones. Ha ampliado el número de sectores a los que exigirá estar inmunizados para trabajar. Hasta el momento, esta exigencia era imprescindible entre el personal sanitario. A partir del 15 de diciembre, se agrega el personal de las escuelas, los policías y miembros del Ejército para ingresar a su puesto de trabajo. El gobierno italiano también ha anunciado que extiende la dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19, actualmente disponibles para los mayores de 40 años, para toda la población adulta.

Europa volvió a convertirse en el epicentro de la pandemia. El brote actual esta impulsado por los “no vax”, para los expertos de la Organización Mundial de la Salud, muchos de los cuales terminarán en las unidades de terapia intensivas por “no estar inmunizados”, probablemente con cuadros graves y muertes.

Por eso en Alemania, con la incidencia de contagios disparada, entró en vigor la regla “2G”. Los contagios siguen al alza, el país acaba de registrar un nuevo récord con 75.961 positivos en un día.

Al trabajo sólo podrán ir las personas vacunadas o con COVID-19 superado, de lo contrario deberán exponerse a pruebas diarias. Para algunos colectivos de actividades, como el ejército, la vacuna es obligatoria.

La regulación germana es una especie de salvoconducto para vacunados y personas que ya han superado la enfermedad, el único grupo que a partir de ahora podrá llevar una vida normal y sin restricciones.

La segregación de la población en función de la inmunidad, sea por vacunación o por haber superado la infección era una crónica anunciada. Incluso, con saturación hospitalaria en regiones como Baviera, algunas asociaciones médicas lanzaron la idea de arancelar los costos de internación por coronavirus para las personas que rechazan las vacunas.

“Es urgente vacunarse”, dijo el ministro de Salud de Francia, Oliver Verán, para reforzar el pase sanitario, medida que se anunciara este mismo jueves, lo que adelanta otro apretón para los que han ignorado los desarrollos para detener al virus.

FUENTE: Infobae

Dejá tu comentario