Espectáculos | Argentina |

Ricardo Piñeiro, el gran rival de Pancho Dotto en los '90: una vida con glamour, estafas y alcoholismo

Tuvo una de las agencias de modelos más importantes de la Argentina durante casi 20 años. Después de ser víctima de una estafa en la que perdió todo, su vida dio un giro de 180 grados.

Durante casi dos décadas el nombre de Ricardo Piñeiro estuvo asociado al mundo de la moda. Era el gran rival de Pancho Dotto en los años 90, cuando manejaba la carrera de muchas de las modelos más importantes de la Argentina. Murió tras dos días de internación, después de sufrir un ACV cuando estaba solo en su casa con sus cuatro perras

Ricardo PIñeiro tenía 66 años y hace poco más de una década que se alejó de la farándula y de las pasarelas, a las que conducía a las modelos más bellas y buscadas del momento. En los 90 y los 2000, Pancho Dotto y él acaparaban el negocio y competían por tener en su staff a las mejores modelos: Mariana Arias, Karina Rabolini, Ginette Reynal, María Vázquez, Carolina Pelleriti, Lorena Ceriscioli, Dolores Moreno fueron algunas de las que estaban en su equipo.

“El mundo de las modelos ya fue. Hice todo lo que quise hasta hartarme. Ya no me interesa para nada la moda porque soy más feliz como voluntario en la iglesia Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón”, aseguraba a principios de este año

Ricard Piñeiro: “Estafa y pérdida de su propio nombre”

En su historia de vida hay un hecho sobresaliente que marcó un antes y un después. “Fui víctima de una enorme estafa en la que perdí todo, pero todo eh, hasta mi nombre. Debo asumir que yo tuve parte de culpa y no renegar de lo que me pasó”, aseguraba Ricardo.

image.png
Piñeiro, en su época de manager de modelos, junto a Di Doménico, Giordano y Juricich.

Piñeiro, en su época de manager de modelos, junto a Di Doménico, Giordano y Juricich.

“Siempre fui muy idealista y bastante mal empresario. Toqué fondo, pero de todo se aprende. Antes pasaba mis días rodeado de gente, con la agenda repleta de eventos, fiestas y reuniones. Ahora vivo solo, con mucha paz y sin tantas actividades sociales. De todas formas conservo muchos amigos de años, que son un verdadero tesoro... Eso es una bendición”, aseguraba Piñeiro.

El alcohol también lo tuvo contra las cuerdas

Ricardo Piñeiro era voluntario en un iglesia porque él sentía que era una manera de devolver la ayuda que había recibido: “Pasé momentos duros por mi adicción al alcohol. Eran días muy oscuros… Allí encontré un camino de sanación y logré recuperarme. Ahora disfruto de mi trabajo como voluntario, recibiendo a la gente y ayudando en lo que puedo”.

Por culpa del alcohol mi vida se estaba yendo al diablo. Vivía en un entorno de soledad y depresión. Me acerqué a Dios y salí. Mi mensaje es que siempre se pueden superar las dificultades que nos presenta la vida. Suena de manual, pero es la verdad, por eso quiero compartirla con quienes están sufriendo”, expresba Ricardo.

FUENTE: TN Show

Temas

Dejá tu comentario