Salud | Argentina | MÉXICO |

Cómo sobrevivir a los nervios del partido contra México

El combinado nacional se enfrenta a México para definir su futuro en el Mundial. Si pierde, Argentina estará eliminada, pero si empata le queda una mínima chance. Ganar es lo único que dará más seguridad y eso aumenta la tensión. ¿Cómo sobrellevar el partido?

Esta semana fueron días de tensión para todos los argentinos. Como si la gente no tuviera suficientes disgustos, la derrota contra Arabia Saudita cambió todo y generó una sensibilidad enorme en todos. La espera de casi cinco días se volvió insoportable para muchos y ahora queda ser pacientes y prepararse para vivir un partido que define el futuro de la Selección en el Mundial. ¿Cómo enfrentar tanta tensión?

"Aceptar la realidad presente tal y como es, no significa que nos resignemos. Esto nos ayuda a afrontarla mejor y descubrir en nosotros capacidades que quizás hasta el momento no conocíamos para poder transitarla y construir un camino que nos transforme. El Mundial nos trajo esa sorpresa no imaginada, no anhelada. Perdió Argentina. Y tal vez un punto es reconocer que el fútbol, es un juego", explicó la terapeuta Florencia Gallo.

Además agregó que sería importante "saber qué es lo que trasladamos a la cancha, a los jugadores, a los jueces y ahora al VAR. Trasladamos lo que somos, lo que sale sin pedir permiso, los enojos guardadas por frustraciones. Y exigimos lo que no nos exigimos normalmente, y nos convertimos en unos patrones raros que podemos gritar e insultar a los jugadores como que no fueran personas sino esclavos nuestros".

Claramente que ningún argentino estaba listo para vivir así este segundo partido. El inconsciente colectivo apelaba a llegar con tres puntos y sumar en alguno de los dos restantes para clasifica. De repente es obligatorio ganar ambos para asegurar la clasificación, Gallo explica que, en este contexto mundialista, "la familia nos reconoce en esto que nosotros no. ¿Y cómo aliviarlo? Como todo lo que nos pone nerviosos por temor, o el resultado del partido. Entonces importa traer ese miedo y desenmascararlo, es un juego, se gana y se pierde, aun jugando muy bien se pierde o aun jugando muy mal se puede ganar. Es un juego, es un mundial. Están nuestros jugadores, es una fiesta y si ganamos más aún, y si perdemos, claro que no nos va a gustar, nos va a entristecer, y como todo, tenemos que hacernos cargo del perder, aprender a perder porque perdemos por lo general mucho más de lo que ganamos".

La profesional señaló que los hinchas no aprenden a manejar estas situaciones por su condición de hincha, mientras que los jugadores sí. "Es su vida entrenarse, jugar, ganar o perder y manejar la frustración. Ojalá el fútbol, la selección, el mundial, Messi, nos ayude a manejar nuestras frustraciones, saber de ellas, desnudarlas, y atravesarlas para intentar nuevamente, encontrando soluciones, jugadores, equipo, retos que nos pone el Mundial", explicó Gallo sobre como la vida profesional ayuda a que los futbolistas canalicen su frustración.

Los niños y adolescentes también se fanatizan

Para muchas personas, la Copa América del año pasado y la Finalissima fueron el primer título en su vida por la sequía de casi 30 años que pasó la Selección. Entre ellos, niños y adolescentes que vieron perder mucho a Argentina y, en poco tiempo, probaron la victoria. La especialista Claudia Amburgo coincide en este caso sobre el trabajo sobre las frustraciones.

"Creo que hay que aprovechar estas metáforas del fútbol, y sobretodo para cuando la primera infancia tiene algún capricho que a veces no entiende por qué le decimos no a algo y por eso es importante y está bueno que la familia se pueda unir para un partido de Argentina o cualquier otro y que esto no quede solo en esta época del mundial", explicó la profesional y agregó: "la pandemia nos dejó muchas enseñanzas, a tolerarse, al trabajo en equipo, y tenemos que aprovecharlo también".

Sobre el enfrentamiento y derrota contra el combinado saudí, se refirió explicando que: "a veces uno cree que está preparado y no. Esto es un duelo y hay que elaborarlo y pensar en los errores y pensar estrategias. Y por ejemplo, en una situación de una evaluación en la que nos fue mal, no agarrarse con el profesor, sino ver que fue lo que pasó y que tengo que cambiar para mejorar, o cómo pedir ayuda". Antes de concluir destaco que "hay que aprender a superar los obstáculos o por lo menos intentarlo y esto es tanto para adultos como para niños o adolescentes".

FUENTE: MDZ

Dejá tu comentario