Jujuy | Agua | ambiente | Agua potable

Contaminación en el Río Grande, otro problema de salud pública

Su extensa vertiente representa para Jujuy un recurso vital y actualmente se encuentra en total estado de abandono. La responsable del saneamiento es la empresa estatal Agua Potable y el Ministerio de Ambiente el organismo encargado de fiscalizar. Lo cierto es que ambas áreas se muestran impasibles mientras los residuos líquidos siguen contaminando.

  • Gran cantidad de residuos líquidos tienen como destino final el cauce del Río Grande.
  • Advierten que la empresa estatal Agua Potable no realiza tareas de saneamiento y tampoco es intimada por el Ministerio de Ambiente.
  • El abogado ambiental Kevin Ballesty expresó que "no solo es irregular sino que es criminal que una empresa este arrojando líquido que no se sabe de donde proviene".

La cuenca del Río Grande constituye para Jujuy su recurso vital más importante. De sus aguas se sirven la flora, la fauna, diversas actividades agrícolas e industriales y las propias personas.

Por su relevancia, el cuidado del Río Grande demanda especial atención con el fin de evitar su sobreexplotación y contaminación, cuestiones que por ahora pasan inadvertidas para las entidades responsables de proteger el agua para el consumo humano.

El abogado ambiental, Kevin Ballesty explicó en Radio 2 que la empresa Agua Potable Sociedad del Estado, es la encargada de realizar tareas de saneamiento en el río, mientras que el Ministerio de Ambiente es el que debe monitorear, controlar, fiscalizar e inspeccionar a la empresa para que no arroje residuos líquidos de manera indiscriminada.

“Si bien Agua Potable es una empresa del Estado, esto no le quita responsabilidad al Ministerio de Ambiente a la hora de monitorear la adecuada tarea en cuanto al tratamiento de las aguas y residuos cloacales”.

Recientemente vecinos de la capital advirtieron que en el barrio Bajo La Viña existe un caño que arroja líquidos de dudosa procedencia hacia el río.

Ballesty consideró que, “no solo es irregular, sino que es criminal que una empresa este arrojando líquido que no se sabe de donde proviene, podrían ser líquidos cloacales u otro tipo de residuos químicos o patógenos”.

La responsabilidad de dilucidar de dónde provienen es deber del Ministerio de Ambiente como organismo de contralor para el cuidado del agua.

“Hay que ver qué tipo de residuo contienen esas aguas. Hasta que no se haga un estudio esto no se va a poder saber. Esto va a parar al río y el agua del río hacia dónde va”, se preguntó Ballesty y recalcó que hay una gran cantidad de agua que está siendo contaminada.

Puntualizó en que, “ya no solo hace a la contaminación ambiental, sino que es un problema de salud pública porque mucha gente empieza a estar en riesgo”.

Contaminación sin control en el Río Grande

En julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, con el fin de reafirmar que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos.

En Jujuy este derecho fundamental se estaría incumpliendo si se considera que Agua Potable que es una empresa estatal, no es debidamente monitoreada. Una vez más es el Estado controlando al propio Estado, lo que da como resultado que no se efectivice ningún control.

Dejá tu comentario