Cultura | 25 de Mayo |

25 de mayo: El primer grito de libertad

Fue el 25 de Mayo de 1810 que se conformó el primer gobierno criollo en el Cabildo de Buenos Aires. Esta fecha es considerada como el inicio del Estado nacional argentino, el cual marcaría el camino hacia la independencia del país.

  • La Revolución de Mayo es un acontecimiento bisagra en la historia de nuestro país.
  • El 25 de mayo, en una lluviosa jornada, un grupo de patriotas trazó el camino de la Independencia.
  • El pueblo acompañó en la Plaza y alumbró la idea de ser libre e independiente, protagonista y artífice de su propio destino.
Embed

Aquella mañana del viernes 25 de mayo de 1810, una multitud empezó a reunirse en la plaza de la Victoria liderada por Domingo French y Antonio Beruti. El día anterior, el 24 de mayo, se había conformado la Junta que lideraba Baltasar Hidalgo de Cisneros y que debía mantenerse hasta la llegada de los diputados del resto del Virreinato.

Lo que ahora se reclamaba fervientemente era la anulación de aquella resolución, la renuncia definitiva del virrey Cisneros y la conformación de una nueva Junta de gobierno.

Ante la falta de respuestas, la multitud se agitó e invadió la sala capitular.

Cisneros se resistía pero después de mucho esfuerzo, los capitulares lograron que ratificase su renuncia formalmente.

A esta altura, esa renuncia por sí sola era insuficiente para los representantes de la multitud reunida en la plaza que reclamaban que el pueblo reasumiera la autoridad y que se forme la ansiada Junta de gobierno.

La composición de la Primera Junta surgió de un escrito que presentaron French y Beruti.

Se llamo Junta provisional gubernativa de la capital del Río de la Plata, según el acta del 26 de mayo de 1810. Estaba formada por:

Presidente

  • Cornelio Saavedra

Vocales

  • Dr. Juan José Castelli
  • Manuel Belgrano
  • Miguel de Azcuénaga
  • Dr. Manuel Alberti
  • Domingo Matheu
  • Juan Larrea

Secretarios

  • Dr. Juan José Paso
  • Dr. Mariano Moreno

La proclama de la Primera Junta no fue bien recibida en todos lados. Haber derrocado al virrey era escandaloso para algunos. En Córdoba y en Mendoza, por ejemplo, hubo reticencias.

Temas

Dejá tu comentario