Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Política

Sorpresiva pelea por la Capital, a un año de las elecciones

Mientras el intendente Jorge asegura que tiene “energías para seguir”, un sector de sus correligionarios parece dispuesto a impulsar la candidatura del ministro de infraestructura Jorge Rizzotti, incondicional del gobernador Morales. Fuera de la interna radical, el director de ANSES, Carlos Carrillo, se mete en la discusión.

Cuando restan 19 meses para elegir al próximo intendente de San Salvador de Jujuy, la dirigencia política comenzó a dejar huellas detrás de sus acciones. 

Sorpresivamente, el actual jefe comunal Raúl “Chuli” Jorge dijo tener energías suficientes para seguir gobernando la ciudad durante su discurso de apertura de sesiones en el Concejo Deliberante, en una declaración despojada de ingenuidad, aunque luego ante la consulta periodística, en términos futboleros, haya tirado la pelota a la tribuna. 

Jorge goza hoy de una primavera en medio del desgaste lógico de una década de gestión, que llega a partir de la reactivación de obras en la Capital. En el municipio prometen una fiebre de pavimentación en la última etapa de su tercer mandato, que junto a la inauguración del parque Xibi Xibi, colocarían al intendente nuevamente como una figura de peso entre los vecinos. 

Este nuevo impulso atentaría contra las aspiraciones del concejal Lisandro Aguiar, quien intentaba posicionarse como el “heredero” de Jorge, aunque con muy bajo nivel de conocimiento en el electorado. 

raul-chuli-jorge-intendente-1_1001.jpg

Además, la reacción de “Chuli” parece marcar la cancha ante el ruido internó que comenzó a sonar en Casa de Gobierno y trascendió sus paredes: el sector del radicalismo que milita reportándose directamente al gobernador Gerardo Morales estaría preparando el terreno para que un incondicional compita por la intendencia. Se trata nada menos que del ministro de infraestructura, Jorge Rizzotti. 

Rizzotti parece ver en su ministerio un trampolín ideal para dar un giro en su carrera política. El razonamiento no es original: ya lo había aplicado el fellnerismo cuando impulsó la candidatura de su ministro, Gustavo Roda, quien finalmente no tuvo éxito en las encuestas. 

Sin embargo, esa ventaja que la cartera de la obra pública y el aparato provincial podría representar para Rizzotti, no deja de ser un arma de doble filo. 

La falta de un plan de obras reconocido en la provincia, sumado a algunas escandalosas sospechas de corrupción, como el caso INBER y la adjudicación de la limpieza de la terminal a LIMSA, salpican al ministro. Respecto de este último tema, cuando la prensa pregunta en Infraestructura por las empresas que participaron en la licitación de este negocio y sus propietarios, los funcionarios hacen malabares para salir de la incómoda situación sin brindar detalles. 

conferencia-de-prensa-ministerio-de-infraestructura-rizzoti-3_5774.jpg

En la última semana, además, una nueva tragedia sobre la ruta nacional 34 puso en escena las demoras en el proyecto varias veces anunciados de convertir en autopista el tramo que va desde San Pedro de Jujuy al límite con Salta. Allí, no son pocos los que señalan al ministerio de Rizzotti como parte del problema, por deficiencias en la elaboración del proyecto. 

En ese marco, una opción asoma por fuera de la interna radical en la Capital. El director de ANSES, Carlos Carrillo, con un trabajo silencioso de gestión para una de las poblaciones más vulnerables, aparece como figura con respaldo directo de la Casa Rosada. 

Carrillo es un funcionario PRO de paladar negro. Formado en la fundación Pensar, que conduce el actual jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta, el dirigente se entusiasma en sus círculos íntimos cuando desarrolla ideas urbanísticas aplicadas con éxito en la Capital Federal, que ve con posibilidades de adaptar a San Salvador de Jujuy. 

En el gobierno nacional, además, ven con agrado cada vez que una figura propia aparece para disputarle el poder real que en los hechos ejerce el radicalismo en Jujuy. 

dr-carlos-carrillo-anses-1_5891.jpg

Carrillo tendría por delante un recorrido intenso para aparecer como una imagen reconocida entre los vecinos, pero los técnicos de campaña del PRO aseguran que sus características guardan potencial: joven profesional, con cierto carisma, y sobre todo, ajeno a la generación que dominó la política local durante los últimos 30 años, con escasos resultados. 

Mientras cada uno de los sectores mencionados empieza a diseñar con tiempo la ingeniería que le permita llegar posicionado al 2019, el peronismo mira en medio de la anarquía y la falta de liderazgos la pelea por terreno que siempre le fue esquivo, como la Capital. 

En 19 meses se podrá revisar el archivo para contrastar si el ruido de hoy se traslada a las boletas que la ciudadanía dispondrá para introducir en las urnas. 

 

 

Cargando ...

Compartí tu opinión