Jujuy | Violencia | Medios |

"Los medios reproducen de manera sistemática violencia simbólica contra las mujeres"

Infidelidad, monogamia, poliamor, contratos sociales, masculinidad, roles de género, representación de buenas y malas víctimas, sororidad, entre otras variables responden a un abordaje con perspectiva de género en relación al tema de momento.

  • El abordaje periodístico de los últimos días expone al machismo en su máxima expresión ya que se considera que una persona es propiedad de otra.
  • La mala víctima sería aquella mujer que se ha “ganado una agresión violenta” bajo una premisa sexista que la define como la destructora de hogares.
  • La violencia simbólica se expresa en los titulares, memes y mensajes en redes sociales.

En una entrevista Analía Albornoz, Periodista Feminista especializada en tratamiento periodístico con perspectiva de género, realizó un análisis del tema del momento ya que el mismo, más allá de cualquier frivolidad, refleja conflictos y desigualdades de género históricos.

"El abordaje periodístico farandulero refuerza el machismo en su más amplio espectro"

Señaló en principio que a la sociedad no le preocupa cuando matan a “la amante” o la “destructora de hogares”, es decir los medios y el engranaje que estos tienen con las redes sociales construyen la opinión pública y la representación de la llamada “mala víctima” que tiende a justificar violencias y femicidio. Además ¿Qué tipos de consumos fomentan los medios?

A mi criterio esto tiene que ver con la formulación de buenas y malas víctimas, si hablamos de como en la cotidianidad terminan este tipo de casos: femicidios. A mi criterio esto tiene que ver con la formulación de buenas y malas víctimas, si hablamos de como en la cotidianidad terminan este tipo de casos: femicidios.

En otro fragmento, Albornoz, destacó que este triángulo y sus respectivas representaciones mediáticas y sociales vienen a exponer al machismo en su máxima expresión: primero por suponer que hay personas que les pertenecen a otras; en segundo lugar "mandatos sociales de una supuesta masculinidad" es decir hombres que no pueden decir NO; por último mujeres en vínculos de tensión y competencia.

La heteronormativa impone que no hay ninguna posibilidad de que un hombre pueda decir que NO, porque si dice que NO es un cagón y ser cagón no es de hombre, de macho. La heteronormativa impone que no hay ninguna posibilidad de que un hombre pueda decir que NO, porque si dice que NO es un cagón y ser cagón no es de hombre, de macho.

Para finalizar, la especialista, resaltó la importancia de reflexionar sobre la interpretación del concepto SORORIDAD ¿De que hablamos cuando hablamos de sororidad? ¿Cómo planteamos este concepto? Esto es algo que está pendiente y que se viene formulando dentro de los movimientos feministas, de la comunicación y la reproducción de la misma violencia.

Dejá tu comentario