Jujuy | san pedrito | INSEGURIDAD | Vecinos

En dos meses aumentaron exponencialmente los delitos en barrio San Pedrito

Comerciantes de la zona son los más afectados y aseguran que hay iluminación en la zona pero no presencia policial.

  • Crece la inseguridad en barrio San Pedrito.
  • Comerciantes de la zona aseguraron que en los dos últimos meses aumentaron exponencialmente los delitos.
  • Describieron que en dicho sector de la ciudad tienen iluminación pero no protección policial.

Vecinos de avenida Párroco Marshke, en barrio San Pedrito, manifestaron que en los dos últimos meses los delitos aumentaron exponencialmente en esa zona de la ciudad.

Indicaron que no hay presencia policial, y que la iluminación que se recuperó para el barrio es insuficiente para evitar los hechos de delincuencia que ocurren diariamente.

También sostienen que conocen a los delincuentes, dónde viven, y saben que son su objetivo, pero la policía no hace nada al respecto.

san pedrito (2).jpeg

Víctimas de la inseguridad

“No hay seguridad; a pesar de que hay nueva iluminación los robos siguen, y se incrementaron en los últimos dos meses. Todos los comercios son los afectados. No sabemos qué hacer; llamamos a la policía, hacemos denuncias, las alarmas suenan pero no vemos movimiento policial”.

“(Hace pocos días delincuentes) entraron por el techo de mi casa buscando ingresar en el salón, y como estamos en obras se llevaron todas las herramientas, de los albañiles y de la familia”.

“A mitad de cuadra hay un conventillo donde se vende droga, hay personas que trabajan en la calle y maleantes. Nos hacen la guardia y la policía lo sabe. Hay dos comisarías y conocen el punto donde se junta esta gente pero no los atrapan in fraganti”.

“No sabemos a quién recurrir; tengo rejas hasta en la ventana del baño. Vivo encerrada, quiero trabajar y tengo que tener hasta tres personas a mi lado porque me da miedo trabajar sola a la noche. Cuando no había iluminación, un patrullero hacía recorridos cada quince minutos; ahora de vez en cuando pasa algún bicipolicía”.

“Todos piensan que porque tenemos un local comercial tenemos más dinero que otros. Terminamos trabajando para ellos, para el Estado, y cobramos menos que quienes tienen un trabajo fijo. Es el dolor en el alma de que te saquen una sola cosa, una garrafa o una cocina, y nos quedamos sin herramientas de trabajo. Es la bronca, el dolor de no saber ya a quién recurrir. Es cubrirnos, enrejarnos encerrarnos y esperar que no suceda nada malo, y agradecer a Dios por estar tranquilos”.

“El Centro Vecinal aquí no existe, no tenemos a quién recurrir”.

En dos meses aumentaron exponencialmente los delitos en barrio San Pedrito
san pedrito (3).jpeg

Dejá tu comentario