Jujuy | profesionales | apuap | ISJ

Profesionales denuncian: "El ISJ es una caja negra"

La obra social estatal es criticada desde distintos sectores por el cobro de coseguro, que afecta a profesionales y trabajadores por igual.

  • Disyuntiva y conflicto en el Instituto de Seguros de Jujuy: cobrar coseguro afecta a los afiliados y no cobrarlo afecta a los profesionales.
  • El titular de APUAP señaló además que la obra social es “una caja negra” ya que no se conoce cuánto recauda periódicamente.

El Instituto de Seguros de Jujuy está siendo criticado constantemente en las últimas semanas: tras el anuncio de la quita de cobro del coseguro, los primeros en protestar fueron los profesionales. La medida beneficiaría a los afiliados, que ya no tendrían que pagar montos extra para ser atendidos, pero de a poco, distintos especialistas decidieron dejar de prestar servicios a la obra social. Los primeros fueron los traumatólogos, y parece que la situación no se solucionará en el corto plazo, a pesar de las negociaciones entre autoridades de sindicatos, Colegios de especialistas y de la obra social.

En medio de la situación, el titular de la Asociación de Profesionales de la Administración Pública (APUAP), Nicolás Fernández, denunció que la atención en salud se abona reiteradas veces en nuestra provincia y en otras del país, y que se desconoce cuánto recauda periódicamente la obra social a la que los trabajadores estatales están obligados a afiliarse.

“Los trabajadores y la ciudadanía en general pagan tres veces el acceso a la salud: pagamos impuestos, y el Estado debe administrar correctamente el acceso a la salud pública, oportuna y de calidad, y pagamos la obra social de manera compulsiva, la que impone el propio empleador. Cuando nos atenderán, pagamos un coseguro porque la obra social no garantiza un pago correcto a los profesionales que le prestan servicio”.

En cuanto a la obra social jujeña, Fernández consideró: “es una caja negra que no puede explicar cuánto recauda, siendo la obra social obligatoria de más de 90.000 empleados públicos a los cuales hay que sumar los adherentes y quienes adhieren de forma privada”.

Profesionales denuncian: "El ISJ es una caja negra"

Además de desconocer lo que recauda la entidad, Fernández criticó “los aranceles magros que se pagan a los profesionales. El gobierno decidió hacer una cuenta única en la provincia y lo que ingresa a nuestra obra social, que debería ser administrada por los trabajadores, es administrado por nuestro empleador y de forma poco transparente”.

“Compartimos el reclamo de los profesionales, porque tienen que tener un reconocimiento correcto de su trabajo, y entendemos que la obra social, haciendo cálculos generales, tiene los fondos necesarios para responder a la demanda de quienes prestan servicio”.

Dejá tu comentario