Cultura | poesía |

Los changuitos de mi tierra

Compartimos una poesía de la docente jujeña Hairenik Eliazarian de Aramayo.

LOS CHANGUITOS DE MI TIERRA

Los changuitos de mi tierra

amasados con el barro,

son morochos por afuera

pero por dentro son blancos.

Blancos como puyas-puyas,

dulces como pasacanas,

los changuitos de mi tierra

tienen lirios en el alma.

Pantalón de barracán,

poncho cortito de lana

y un sombrerito que enmarca

la redondez de la cara.

Son changuitos con ojotas

atadas a pies desnudos,

caminadores y alegres,

sin las malicias del mundo.

Si les prestan una caja

responden con una copla.

Si les alcanzan la quena

devuelven una tonada.

Ay, changuitos de los cerros,

de la Puna u la Quebrada,

sonrisa de blancos dientes

y las mejillas rosadas.

Hijos del sol y la tierra,

pastores desde la infancia,

porque tienen limpia el alma

no los queman las heladas.

Hairenik Eliazarián de Aramayo nació en El Carmen, Jujuy, pero la mayor parte de su vida transcurrió en la Quebrada, ya que daba clases en la Escuela Normal de Humahuaca. Actualmente está radicada en la capital jujeña y es Socia Honoraria de la Sociedad Argentina de Escritores, seccional Jujuy.

Temas

Dejá tu comentario