Salud | PANDEMIA | enfermedades | pacientes

Los daños colaterales del COVID-19

A 150 días del inicio de la cuarentena, ya comenzaron a observarse daños colaterales en pacientes con enfermedades preexistentes que abandonaron sus controles y tratamientos y en personas que, por temor al contagio, no han acudido al médico.

  • La pandemia por COVID-19 congeló las consultas médicas regulares y los estudios preventivos en todo el mundo.
  • Habiendo transcurrido más de 4 meses de cuarentena, los especialistas en patologías no transmisibles alientan a los pacientes a retomar el cuidado de su salud y la prevención sin más demoras.

Han transcurrido 150 días desde el inicio de la cuarentena y, si bien la mortalidad por COVID-19 mantiene una baja incidencia, ya comenzaron a observarse daños colaterales en pacientes con enfermedades preexistentes que abandonaron sus controles y tratamientos y en personas que, por temor al contagio, no han acudido al médico al presentar alguna dolencia no relacionada con los síntomas del coronavirus.

image.png

La cuarentena obligatoria comenzó a regir en Argentina a las 00 horas del viernes 20 de marzo. Originalmente, el confinamiento regía hasta el 31 de marzo, luego fue extendido hasta el 12 de abril, posteriormente hasta el 26 de abril, más adelante hasta el 10 de mayo, luego hasta el 24 de mayo, hasta el 7 de junio, hasta el 28 de junio, hasta el 17 de julio, hasta el 2 de agosto, hasta el 16 de agosto y por última vez, el 30 de agosto. Una vez que llegue esa fecha, se cumplirán 163 días de aislamiento social.

Cifras alarmantes

Las enfermedades cardiovasculares, especialmente el infarto agudo de miocardio y el ACV, son las principales causas de muerte en Argentina.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en el año 2017 fallecieron 97.219 personas por causas cardiovasculares, lo que representa el 28,5% del total, es decir, casi 1 de cada 3 personas.

El Dr. Matías Chacón, especialista del ICBA ( Instituto Cardiovascular de Buenos Aires) asegura que en Argentina -cada día- fallecen, en promedio, 266 personas por problemas cardiovasculares, mientras que por COVID-19 mueren alrededor de 30. Claramente, estas cifras dimensionan la importancia del potencial daño colateral cardiovascular.

Las estadísticas de atención comparativas junio 2019 versus 2020 del ICBA, muestran la importante baja de consultas por emergencias y otras prácticas médicas:

  • Consultas totales por emergencia: -32%
  • Cantidad de ingresos a internación: -18%
  • Porcentaje de ocupación internación general: -12%
  • Porcentaje de ocupación área crítica: -24%
  • Cantidad de cirugía cardíacas centrales: -48%
image.png

Al igual que todas las enfermedades no transmisibles, al cáncer no le importa si estamos en cuarentena por pandemia, por lo tanto, su crecimiento dentro del organismo va a continuar su ritmo habitual, y como es una patología en la cual los días cuentan, la demora de un diagnóstico precoz empeora el pronóstico de sobrevida. Del mismo modo, no deben abandonarse los controles y/o tratamientos, ya sean quirúrgicos, o por quimioterapia o radioterapia.

“Todo paciente con diagnóstico de cáncer debe recurrir al especialista. En la consulta, el médico, el paciente y el entorno discutirán las mejores opciones para el tratamiento. La espera ante el diagnóstico de un cáncer no es la mejor opción, aún en período de pandemia”, afirma el Dr. Matías Chacón.

image.png

No hay que quedarse en casa y decir ‘por el covid no voy a controlarme la presión’ o ‘iba al cardiólogo, pero ahora, no’. Los hospitales han hecho infinidad de cambios para seguridad de los pacientes y los médicos. No tengo dudas de que es más fácil contagiarse de covid yendo al supermercado, en el transporte público o en reuniones, que, en nuestras instituciones, que han hecho enormes inversiones para que estemos todos protegidos. Por eso, desde el ICBA promovemos la prevención: cuidar el colesterol, la presión arterial, el peso, no fumar, hacer ejercicio, controlar la diabetes y el estrés psicosocial. Y, por supuesto, controlar periódicamente las dolencias cardíacas preexistentes. No hay que quedarse en casa y decir ‘por el covid no voy a controlarme la presión’ o ‘iba al cardiólogo, pero ahora, no’. Los hospitales han hecho infinidad de cambios para seguridad de los pacientes y los médicos. No tengo dudas de que es más fácil contagiarse de covid yendo al supermercado, en el transporte público o en reuniones, que, en nuestras instituciones, que han hecho enormes inversiones para que estemos todos protegidos. Por eso, desde el ICBA promovemos la prevención: cuidar el colesterol, la presión arterial, el peso, no fumar, hacer ejercicio, controlar la diabetes y el estrés psicosocial. Y, por supuesto, controlar periódicamente las dolencias cardíacas preexistentes.

Finalmente, el Dr. Chacón recomienda tomar real conciencia de la situación actual y sus consecuencias. “El curso de las enfermedades oncológicas no se altera por la pandemia. Se han tomado todas las medidas de protección para que los pacientes sigan con sus controles y tratamientos con la mayor seguridad. Ante cualquier duda, una simple teleconsulta le permite al médico decidir si se requiere una consulta presencial”, concluye el especialista.

image.png

Dejá tu comentario