Travesía Cultural | letras |

Poemas de Irene Gruss

 

"Mujer mirando el mar" por Almonacid Cebrian.

 

“El corazón es un árbol

que canta cuando le duele

la sed que le va sobrando,

el agua que no bebé”

 

Mirta Rosenberg nos dice acerca de la poética de Irene Gruss: “El tono era una obsesión de Irene. De entrada, Gruss nos mete en su casa: en su cuerpo, en su yo poético, en su tercera persona que de todas maneras es casi siempre primera y donde nos quedaremos hasta el final del libro. Los poemas compuestos en verso libre, libérrimo, sugieren tanta coherencia y unidad como si fueran perfectas formas cerradas, pero personales.”

 

 

 

MOVIMIENTO

 

Una mujer sola frente al mar

es más majestuosa que él.

Puede pasar una gaviota

augurando la muerte

o puede caer el sol humedeciendo

las lonas de las carpas

hasta apagarlas,

pero una mujer

frente al mar

mece su soledad como una dueña

y no se estremece.

La luz

del mar tiene la importancia

y el movimiento de su ánimo, de su alma.

El viento suena alrededor

de la mujer

y la despierta:

ahora se trata de la playa sin luz, una mujer,

el sol caído, el sonido del mar,

carpas levantadas,

el viento que lo da vuelta todo.

 

De La luz en la ventana,1982

 

BALCONES

 

Esa vieja a lo lejos apenas puede colgar en la soga un repasador,

antes lo retorció pero ya no como antes,

cuando la fuerza era ciega y

eran sábanas, toallones, el mameluco de su hombre, los

infinitos

calcetines, no, ahora ya no,

apenas da en el blanco con ese broche

y lo aprieta, se agarra de la soga.

Suspira.

De pronto mueve su cabeza,

ve que la estoy mirando, la saludo como si la conociera.

Sonríe y

va hasta la maceta del malvón, me la ofrece

entre los cables, el aire que nos separa.

 

De Entre la pena y la nada, 2015

 

* *

Temas

Dejá tu comentario