Economía | Jujuy | Acuerdo | DEUDA

Cómo impacta el acuerdo por la deuda en Jujuy

El gobierno nacional empezará a mostrar las características de su plan económico de desarrollo por regiones; litio y turismo sobresalen en el norte.

  • El gobierno nacional logró un acuerdo con acreedores internacionales.
  • En los próximos meses se hablará de planes de crecimiento.
  • La Casa Rosada piensa planes sectoriales: Jujuy y el NOA deben pensar uno propio.

La noticia más relevante del 4 de agosto llegó a la madrugada: el Ministerio de Economía de la Nación publicó un comunicado confirmando el acuerdo entre los acreedores internacionales del sector privado y el país, por una deuda que se aproxima a los 65 mil millones de dólares, de los que Argentina pagará alrededor de 54 dólares por cada 100 adeudado y en plazos más flexibles, que comenzarán a correr recién a partir de 2024.

Despejado el escollo más duro en el horizonte financiero, los principales análisis concuerdan en que el país tiene la obligación de generar un programa de crecimiento sostenido de la economía. Es ahí dónde aparece la etapa que le da protagonismo a las regiones en general, a las provincias como Jujuy en particular.

El objetivo de salir de la recesión ya es parte de la agenda pública y es probable que en lo inmediato empiecen a conocerse detalles de cómo piensa la administración de Alberto Fernández alcanzar ese objetivo.

En las últimas dos semanas, trascendidos hablan de un paquete con 60 medidas económicas, que incluyen decretos, programas y proyectos de leyes que se girarían al Congreso, como plataforma de partida ideada desde la Casa Rosada. La misma es descripta con una característica principal: el desarrollo por regiones. Un país pensado con diferentes estrategias, políticas y objetivos que distingan al Noroeste del Noreste, de la Patagonia o el centro del país potenciando cada lugar.

El presidente Fernández dio pistas de que esa estrategia efectivamente será así: lo adelantó durante una antepenúltima conferencia de prensa en la quinta de Olivos, donde comunicaba medidas sanitarias con cinco gobernadores rodeándolo, dos en forma presencial y tres de manera virtual. Uno de ellos era Gerardo Morales, el primer mandatario en Jujuy.

El elogio de Fernández hacia los mandatarios provinciales, además, es permanente, cuando dice sentirse “orgulloso de los gobernadores” con los que comparte gestión.

Morales y Alberto .jpg
El presidente Alberto Fernández y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales

El presidente Alberto Fernández y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales

Si el plan de salida de la crisis económica tiene finalmente esta concepción, las regiones deberán alcanzar por sí mismas, previamente, acuerdos básicos.

En Jujuy, el gobierno local profesa desde su asunción el “cambio de la matriz productiva” como meta más trascendente y para eso proyectó desarrollos inéditos en Jujuy, cuyo emblema probablemente sea la producción de energía solar.

No obstante ha avanzado en esa meta generando divisiones, carente de transparencia y con sectarismos muy marcados.

Si el acuerdo de la deuda genera un nuevo escenario macro económico con ciertas expectativas, la gestión Morales tiene la obligación de superar esa fragmentación.

“Esto permite dar un nuevo escenario de certidumbre, es importante para las PYMES argentinas porque podemos pensar la macroeconomía y las políticas de desarrollo productivo con otro cariz”, dijo nada menos que el Ministro de Producción de la Nación, Matías Kulfas apenas unas horas después del acuerdo, durante el lanzamiento de una línea de financiamiento internacional de 500 millones de dólares para pequeñas empresas del país.

kulfas litio.jpg

Kulfas, por ejemplo, es uno de los funcionarios del gobierno nacional que impulsa el desarrollo de la electromovilidad en el transporte público, algo que profundizaría el interés por las inversiones en los yacimientos de litio de Jujuy y del norte argentino, pero además añade la expectativa por avanzar seriamente en agregar valor a la materia prima, con la fabricación de baterías.

El turismo es otro de los grandes polos de desarrollo que aparecen en este esquema de programas por regiones que trasciende desde Buenos Aires, cuando se mira al norte argentino. La ejecución de un plan de casi 4 mil millones de pesos como puerta de salida para la pandemia se anunció hace meses en la cartera que dirige Matías Lammens.

Así, los flujos que el Estado prevé aparecen con grandes chances de destrabarse tras el acuerdo de la deuda. Jujuy, de mínima, puede esmerarse por captar parte de esos recursos, y de máxima, insertarse en ese hipotético punto de partida que serviría para desarrollar al sector privado.

Pero para eso antes es necesario un acuerdo local, en el que la dirigencia trabaje con el sector privado con respeto y no con altanería. Colaboración y trabajo en equipo parecer ser el criterio que se impone.

Dejá tu comentario