Jujuy | Inseguridad | comerciantes |

La inseguridad se adueña de las calles jujeñas

Las modalidades delictivas se han recrudecido y se advierte una escalada en la violencia que no se veía en otros años. El centro de la ciudad, una zona generalmente evitada por los malvivientes, hoy es escenario de la actividad de motochorros y de las salideras bancarias. ¿Qué está faltando para proteger al jujeño?

En las últimas décadas, la inseguridad se convirtió una de las mayores preocupaciones de vecinos de diversos sectores de la provincia. Muchos jujeños han sido víctimas de robos, algunos incluso con arma de fuego y armas blancas.

Nadie puede negar que las modalidades delictivas se han recrudecido y se advierte una escalada en la violencia que no se veía en otros años.

Los malvivientes son cada vez más sofisticados, imitando modalidades de otras urbes mucho más pobladas que la nuestra.

Los expertos siempre sostienen que los delincuentes migran hacia latitudes con ambientes más propicios para sus fechorías, y parece que en Jujuy encontraron el ecosistema perfecto.

En nuestro territorio, sorprendentemente, aún no llegan las cámaras de seguridad prometidas por el gobernador Gerardo Morales hace seis años.

La policía está con un personal absolutamente reducido en las calles. Entre la custodia a los jerarcas del poder y la seguridad de los reos en las comisarías, el personal en la vía pública se reduce considerablemente.

El esfuerzo individual de la buena policía no alcanza para tapar las falencias de un sistema colapsado y un gobierno que no entiende ni le interesa entender las problemática.

Barrio San Isidro: vecinos con temor ante el crecimiento de la inseguridad

La venta y el consumo de drogas en distintos barrios de la ciudad y el crecimiento de la pobreza han contribuido para fortalecer el delito.

174164919_788749398416336_1273382902434178292_n.jpg

Sumamente preocupados por la situación, los residentes de diversos sectores adoptaron acciones conjuntas para tratar de prevenir la delincuencia y resguardar su integridad.

Hay situaciones que exceden lo imaginable. Vecinos que incluso perdieron la vida en manos de la inseguridad; crímenes y desapariciones de personas ocurren a plena luz del día.

171590477_785480072076602_6092317397551185953_n.jpg

En los últimos meses, los comerciantes se convirtieron en un blanco para atacar. A plena luz del día, sin ningún tipo de tapujos, los delincuentes van contra los trabajadores.

El centro de San Salvador, lugar clave de la vida comercial de la capital, tomó protagonismo ante los casos de comerciantes que denunciaron ser víctimas de asaltos, atracos y otros desagradables momentos.

No cabe duda que los delincuentes hoy se atreven a más y operan en zonas que antes evitaban por miedo a una confrontación armada con la policía. Los asaltos bajo la modalidad de motochorros vienen generando fuerte preocupación tanto en comerciantes como en el ciudadano de a pie que teme ser víctima de salideras bancarias.

Dejá tu comentario