Deportes | Fútbol femenino

Las campeonas del mundo fueron recibidas por su gente

Miles de neoyorquinos recibieron a las flamantes ganadoras del mundial de fútbol disputado en Francia en un desfile donde Megan Rapinoe, la capitana, se convirtió en estrella y símbolo de miles de niñas.

El seleccionado de fútbol femenino de Estados Unidos ha inspirado el ejemplo de la selección nacional y; sobre todo, su causa por conseguir una paga igual a la del equipo masculino.

 

 

Durante el desfile, las jugadoras se repartieron en varias de las carrozas y fueron acompañadas por las autoridades locales y estatales. La procesión las llevó desde el Cañón de los Héroes en el bajo de Manhattan hasta la Alcaldía, donde fueron recibidas en una gala con todas las localidades agotadas y, una a una, recibieron la llave de la ciudad.

“Este es el mejor equipo y el más ganador en la historia de nuestro país”, dijo el alcalde, que pasó a corear el lema “USA, equal pay! (Estados Unidos, paga igualitaria)”. La reivindicación por cobrar lo mismo se ha convertido en un tema central en el país a raíz del protagonismo que la selección femenina ha cobrado durante el mundial de Francia.

Las 28 jugadoras del combinado nacional demandaron a la Federación el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, por “discriminación de género institucionalizada” por cuestiones salariales, pero también por los lugares donde jugaron y cada cuanto tiempo, los entrenamientos, los tratamientos médicos e incluso el transporte a  las convocatorias.

Las felicitaciones del presidente de Estados Unidos Donald Trump fue escueta y por redes sociales, en donde a través de su cuenta de Twitter expresó: “Felicitaciones al equipo de fútbol femenino estadounidense por su victoria en la Copa del Mundo”. “Un partido bello y emocionante, Estados Unidos está orgulloso de todas ustedes”.

Fuente: TyCSports

Dejá tu comentario