Nacionales | efemérides | Día del Canillita

7 de noviembre: Día del canillita

El día del canillita comenzó a festejarse el 7 de noviembre de 1947, en conmemoración a la fecha de muerte de Florencio Sánchez.

  • Este dramaturgo uruguayo dio origen a esta denominación en su obra “Canillita”.
  • Una de las obras más reconocidas del premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, Conversación en La Catedral, contiene esta frase en su primer párrafo: "Los canillitas merodean entre los vehículos detenidos por el semáforo de Wilson voceando los diarios de la tarde".
  • Sí, canillita es el término que usa para referirse a la persona que vende diarios.

La historia comenzó en el siglo XIX, más precisamente en enero de 1868, cuando el abogado Manuel Bilbao y José Alejandro Bernheim fundaron, en la ciudad de Buenos Aires, el diario La República. Se les ocurrió que la venta de ejemplares, que hasta ese momento se conseguía por suscripción o se compraba en la imprenta, podía ser a través de algún chico que se parara en esquinas estratégicas de la ciudad y los vendiera a quien lo solicitara, como era costumbre en Nueva York y otras ciudades del mundo. El costo de pagarle al diariero era menor al del correo y la gente podía tener el ejemplar en el momento, sin esperarlo en su casa o sin la necesidad de ir a la imprenta.

A partir de aquel enero, la gente comenzó a escuchar pregoneros en las esquinas al grito de "¡La República, a un peso!". Con el tiempo, esos gritos se convirtieron en sonido primordial de la sinfonía de la ciudad. La novedosa táctica se hizo famosa y pronto comenzó a usarse en todas las ciudades.

A los 16 años, el joven Florencio inició una carrera prominente dentro del periodismo que lo llevó a buscar nuevos rumbos en la Argentina. En 1892 se instaló en La Plata, ciudad en la que comenzó a escribir obras de teatro. Diez años después, en 1902, se mudó a la ciudad de Rosario para trabajar como redactor en el diario La República. No el diario de Bilbao y Bernheim, sino uno fundado por Lisandro de la Torre.

Dejá tu comentario