Travesía Cultural | EDITORIAL |

MAYO, el mes de la patria

 

MAYO, EL MES DE LA PATRIA

 

En el tejido de los días de un otoño inestable con muchas lluvias y poco sol, con equivocaciones de elementos de la naturaleza que no entienden estos cambios, llegamos a mayo. Mayo, el mes de la patria.

Mayo, cuna de las luchas por la libertad.  La Memoria se pone de pie para que no  olvidemos sus batallas. Para que la gesta de Mayo nos sostenga en todos los planos de la existencia: políticos, institucionales, sociológicos, económicos, culturales. Porque todos  los aspectos enunciados se trenzan y dependen entre sí en nuestra vida diaria de hombres, de ciudadanos.

Y así llegamos al 1ro de mayo, Día del trabajador y reflexionamos: Día del trabajador… y de los no trabajdores, de los que perdieron las herramientas para construir/se dignamente. ¿Es un día para festejar? Este día nació como un día de recuerdo por las luchas que se realizaron por la mejora de las condiciones de trabajo y la reducción de la jornada laboral. Y sigue siendo el deseo de los que tienen un trabajo y una quimera para los que no.

Y nos preguntamos con qué fuerzas enriqueceremos la vocación ciudadana si la personal incompleta dubitativa y temerosa mira inquietante el contexto incierto, difícil, en que se vive.

Y también queremos hacer incapie en el aspecto cultural por donde anida el espíritu del hombre, ese, este hombre que desconcertado observa desde una cercana lejanía los juegos políticos que le cierran las puertas al hacer creativo, organizado y administrativo que, de alguna manera, nos sostenía.

En este comienzo de mes transitamos el sendero de Memoria y haceres gloriosos.  Y deseamos que su camino nos ilumine para poder superar problemas que hacen a la  existencia misma y a la de la patria. Que sepamos hacer uso de nuestra libertad conceptual de vida, y tomar conciencia de nuestra responsabilidad histórica.

Que no olvidemos el sentido profundo de Justicia, Trabajo, Libertad, Autonomía y Fraternidad.

Que no perdamos la Esperanza e imitemos el vuelo de las aves que buscan el contexto adeecuado a sus necesidades.

Las imitemos para que el patrimonio histórico cultural de la patria grande y la patria chica crezca, se desarrolle. Que podamos vivir plenos gozando de ellas.

¡Adelante, argentinos, adelante jujeños!

 

Susana Quiroga

Dejá tu comentario