Nacionales | Economía | Argentina | Gobierno

Indicaron las variables que condicionarán la recuperación económica en la segunda parte del año

La actividad económica cayó un 8,4% en marzo, el índice más bajo desde agosto de 2020, durante la pandemia.

  • Cuáles son los sectores que impulsarán el rebote, por qué los economistas dicen que se tocó un “piso pegajoso” en abril y qué puede pasar con el consumo.
  • La segunda mitad de este año será clave, ya que la mejora en el desempeño de ciertos sectores podrían impulsar la recuperación, mientras que otros rubros deberán esperar más para crecer.

Los números que muestran el rumbo de la actividad económica dejan al descubierto un escenario de clara recesión. Sin embargo, hay economistas que empiezan a ver el fin de la caída, aunque con algunas advertencias. En este contexto, la segunda mitad de este año será clave, ya que la mejora en el desempeño de ciertos sectores podrían impulsar la recuperación, mientras que otros rubros deberán esperar más para crecer.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que difunde el INDEC mostró en marzo una caída del 8,4% en la medición interanual -el más bajo b, durante la pandemia-, con lo que el trimestre cerró con un retroceso de 5,3%. La última vez que este indicador reportó números positivos fue en octubre pasado.

Si se observa con mayor detenimiento lo que sucedió en cada sector, los únicos rubros que registraron subas fueron el agro, la minería y las actividades vinculadas a servicios sociales, de salud y enseñanza. En contrapartida, las mayores bajas estuvieron en la construcción, la industria y el comercio.

¿Qué factores explican lo que pasó con la actividad? “El salto discreto inicial en el tipo de cambio oficial, la suba del Impuesto PAIS y la corrección de precios relativos generaron una marcada aceleración inflacionaria que no fue compensada por las paritarias. Como resultado, se evidenció un fuerte deterioro del poder adquisitivo a inicios del mandato, perjudicando así la demanda interna y el consumo. Paralelamente, la política monetaria y fiscal también adquirieron un fuerte sesgo contractivo, agravando el golpe sobre la economía real”, describió la consultora Ecolatina.

Bajo este panorama, la primera pregunta que aparece es cuándo se va a frenar la caída. Si bien varios economistas consideran que en abril se podría haber tocado un piso, algunos advierten que el terreno aún podría ser “pegajoso”. “Abril probablemente fue el piso de actividad, pero es pegajoso porque para la gran mayoría de los sectores productivos que dependen del mercado interno -la industria, comercio, la mayor parte de los servicios-, no hay motivos para pensar en una recuperación en los próximos meses”, explicó el director de EPyCA, Martín Kalos.

Es decir, que más allá de que se pueda alcanzar una leve mejora de los índices de actividad en abril, se trataría más de una “moderación de la caída”. Por eso, el paulatino rebote estará impulsado principalmente por la liquidación de la cosecha gruesa.

Para ponerlo en números, la consultora Orlando J Ferreres & Asociados estimó que en el cuarto mes del año la actividad económica reportó una caída de 3,1%, que equivale a una desaceleración respecto de marzo, principalmente por el mejor desempeño del agro, la minería y la producción de petróleo y gas.

Ya con miras a la segunda parte del año, los especialistas coinciden en que hay tres sectores que serán claves para estimular el rumbo de la actividad económica: el agro; el sector energético, impulsado por una mejora en la producción de petróleo en Vaca Muerta; y la minería, cuya producción viene en crecimiento. De todos modos, los rubros vinculados al mercado interno -y que representan el 40% del PBI- demorarán más en retomar la senda positiva.

“Para la industria manufacturera y el comercio, la recuperación de los ingresos reales (por paritarias que comienzan a repuntar) y una inflación desacelerando podrían reactivar la demanda, aunque no esperamos que en el corto plazo vuelvan a niveles previos a la recesión. Para la construcción, estimamos que la recuperación será todavía más lenta, con una obra pública que esta vez no jugará a favor”, expresó Ecolatina.

Y enumeró las variables que marcarán la evolución de la economía:

  • Consumo privado, que representa casi un 70% del PIB, necesita que se recupere el salario real y mejorar el nivel de empleo, de manera que se evite una contracción de la masa salarial.
  • Gasto público. “Una expansión del consumo público sería contradictoria con el objetivo de consolidación fiscal, por ende, difícilmente juegue a favor”, aseguraron en la consultora.
  • Inversión. Esta variable podría mejorar en algunos sectores si es que se concretan algunas reformas y se avanza en la salida del cepo. De todos modos, el impacto no será inmediato en la actividad.
  • Exportaciones. Se espera que haya números más favorables en la comparación con 2023 y podría ayudar el desempeño de sectores como los mencionados anteriormente. En contraposición, las importaciones seguirán en rojo por la caída de la demanda interna.

En resumen, Kalos alertó el sector que más demorará en recuperarse será el consumo. “Va a seguir planchado porque a la pérdida de poder adquisitivo del salario se suma el riesgo de desempleo. Tampoco se ve que haya una recuperación en el gasto público ni una inversión privada masiva. Para todos esos sectores mercado-internistas, que hoy están trabajando al 50% o 60% de su capacidad instalada, no hay motivo para pensar en invertir en el corto plazo”, evaluó.

La leve mejora en los próximos meses muy impulsada estará o más orientada a la exportación. El mercado interno va a seguir deprimido con una pendiente muy muy suave de recuperación. Todavía falta una estabilización real de la economía”, sumó Kalos.

A su turno, en Orlando J Ferreres & Asociados proyectaron que para los próximos meses no se espera una recuperación rápida, aunque los sectores orientados al mercado externo podrán dar cierto impulso a la economía. “Sectores como industria, construcción y comercio podrían empezar a mostrar alguna mejora en la medida en que se afiance la baja de la inflación, comience una recomposición de los ingresos, se avance con la unificación cambiaria y se reactive el crédito privado”, sostuvieron.

Dejá tu comentario