Jujuy | consumo | marihuana | CONSECUENCIAS

Especialista en adicciones opinó sobre el consumo de marihuana en Jujuy

Raúl Argüello, profesional de El Umbral, describió los grados considerados al respecto y analizó diversas situaciones visibilizadas en los últimos tiempos sobre esta problemática que está en vilo en nuestra provincia.

  • El referente del Centro de Asistencia El Umbral, en su análisis se refirió a edades de consumo de droga, mensajes y consideraciones sociales al respecto.
  • Subrayó que algunos aspectos de la temática deben ser analizados en profundidad y con seriedad.

El licenciado Raúl Argüello, del Centro de Asistencia y Orientación de las Adicciones El Umbral, se refirió al consumo de marihuana en Jujuy, considerando que en los últimos años creció el acceso de la población joven a la sustancia; “en general se popularizó mucho el consumo y es bastante accesible actualmente”, dijo. También dijo que es muy escuchado el caso de jóvenes que comienzan a consumir marihuana en edad escolar, añadiendo que sucede “como en muchas otras situaciones; los jóvenes en edad escolar o en situaciones de esa etapa, en esa edad de salir, de la infancia, pasar de la primaria a la secundaria, en otro contexto, con otros compañeros, gente nueva, de otros lugares donde a veces el consumo se inicia en esa edad, con todo lo que tiene que ver la adolescencia, los cambios, la experimentación, las salidas, un poco más de libertad con respecto al grupo familiar. A veces suele ser la edad de inicio”.

Consultado por las razones de la popularidad de la marihuana, Argüello sostuvo que “seguramente son muchas causas; hay que analizarlo con mucha seriedad, son muchos factores, no es algo que se pueda simplificar, pero hubo una gran difusión y sobre todo cierta relativización de las posibles consecuencias, del posible daño que podría llegar a generar. Se abrió el debate un poco más, se complejizó. Antes había un discurso unificado de que las drogas en general eran dañinas, eran sinónimo de muerte, de adicción. Todo lo que escuchamos durante mucho tiempo, pero en los últimos años hay una cierta relativización que a veces lleva a caer en el otro extremo, una apología”, dijo.

A esto agregó que “si bien había un discurso preventivo, que intentaba desalentar el consumo a partir del miedo, ese discurso cayó en descrédito porque muchas veces se cargaban demasiado las tintas sobre la muerte y la adicción, y se demostró que no siempre es así, que no siempre el consumo lleva a la adicción. Hubo una cierta flexibilización en ese sentido; luego vino el tema del cannabis medicinal. Se visibilizaron muchos movimientos de demanda, de legalización y usos del cannabis, que esté regulado. Se puso en cuestión la prohibición de la sustancia en general y de la marihuana en particular. Hay una mayor tolerancia social, mediática, y hay más información. Esto tiene este efecto de cierto debate, de ver cuáles serían las consecuencias, lo bueno, lo malo, lo negativo, lo positivo de cierto consumo. Pero todavía tenemos ciertas posiciones extremas totalmente en contra y personas que lo promueven como si fuera algo totalmente inocuo y hasta positivo”.

1368914058_hombre fumando marihuana.jpg

El caso de la marihuana

En cuanto a expresiones de jóvenes de que fumar marihuana sería menos nocivo que fumar tabaco, el especialista comentó que estos “son algunos de los discursos que se instalaron; de todos modos, al igual que el alcohol y que el tabaco, se desaconseja su consumo en menores de edad. Hay que seguir teniendo eso en cuenta. Se espera que los chicos, los adolescentes, eviten el consumo de estas sustancias”.

Además se refirió a la afectación del rendimiento académico por consumo, comentando que en la institución que integra se distingue “el modo, la cantidad, los horarios en que se consume. No es lo mismo hacerlo ocasionalmente, un fin de semana, que hacerlo a la mañana antes de entrar al colegio. Si uno empieza el día consumiendo, eso empieza a traer una serie de desajustes, y a la larga, problemas para concentrarse. Puede bajar el rendimiento escolar, puede haber ausentismo, abandono, situaciones que se empiezan a agravar. Tenemos casos de consumo leve, sin mayores consecuencias, y también una escala donde el consumo se va agravando y genera repercusiones y alteraciones en los ámbitos donde circula un adolescente”.

Mensajes

En otro momento de sus expresiones, Argüello dio consideraciones acerca de algunos mensajes, como el folleto sobre consumo repartido en Morón, indicando que “hay que cuidar los mensajes. Eso que pasó en Buenos Aires es una política y una estrategia dentro de la salud y dentro del consumo que se usa con personas ya consumidoras, cuando entendemos que el consumo está instalado en un grupo de personas que lo están haciendo y lo seguirán haciendo. La estrategia es aconsejarles para que ese consumo resulte lo menos prejudicial posible, disminuir los riesgos que puede traer el consumo, pero no es para hacerlo a un público masivo, porque se puede malinterpretar o tomar como que se fomenta el consumo. Eso estuvo fuera de contexto, pero en ciertas situaciones y contextos en particular, es una estrategia válida”.

Dejá tu comentario