Travesía Cultural | Conmemoración |

11 de septiembre, Día del Maestro

 

"Pescadores trabajando con las redes” por Manuel de Amores.

 

 " Lanza tus redes, lanza tus miradas, lanza tus palabras, de manera que no oprimas a nadie

sino que sostengas al que vacila…”

12 - (San Ambrosio, Hexamerón, 6, 50)

 

 

Un 11 septiembre de 1988 moría Domingo Faustino Sarmiento. Y en 1943, en su homenaje, la Conferencia Interamericana de Educación integrada por educadores de toda América, se reunió en Panamá y estableció esta fecha como Día del Maestro para todo el continente americano.

Más allá de los cuestionamientos sobre la personalidad de Sarmiento, no podemos dejar de reconocer su lucha por la educación, como lo demuestra El Himno a Sarmiento que se canta en las escuelas en estas fechas, un himno que no tiene los sones de marcha, y sí, habla de la niñez y el amor por un ideal: “Por ver grande a la Patria tú luchaste / con la espada, con la pluma y la palabra…”

Nosotros, los que fuimos docentes e hicimos de ese trabajo un compromiso por el otro, sabemos lo que significa esa misión difícil, maravillosa y compleja.

Entramado amoroso el de dar y recibir.

Cada tiempo tiene sus exigencias, pero siempre existe la responsabilidad ineludible de formar, trasmitir, educar, tarea más significativa aún, en las dificultades que presentan las políticas de educación cuando la ponen a prueba. Pero los valores no cambian cuando se acude al sentimiento fraternal, a la pedagogía de la ciencia  y del corazón. 

El docente pescador no queda a la deriva cuando tiene coraje para hacer frente a las olas, de noche o de día, cuando las ideas y los brazos están firmes. No naufraga, porque sabe que la barca y las redes estarán colmadas de peces.

No hay mayor alegría cuando alumnos y ex alumnos recuerdan a sus maestros y pueden acercarse a ellos.  Lo decimos quienes vivenciamos esa entrega.

En este día, nuestro recuerdo a quienes nos brindaron sus enseñanzas plenas de afecto y respeto, esos maestros de quienes heredamos su pasión por la enseñanza.

 

 

 

HIMNO A SARMIENTO

 

 Fue la lucha tu vida y tu elemento;
la fatiga, tu descanso y calma;
la niñez, tu ilusión y tu contento,
la que al darle el saber le diste el alma.
 
Con la luz de tu ingenio iluminaste
la razón, en la noche de ignorancia.
Por ver grande a la Patria tú luchaste
con la espada, con la pluma y la palabra.
 
En su pecho, la niñez, de amor un templo
te ha levantado, y en él sigues viviendo.
Y al latir su corazón va repitiendo:
¡Honor y gratitud al gran Sarmiento!
¡Honor y gratitud, y gratitud!
 
¡Gloria y loor! ¡Honra sin par
para el grande entre los grandes
Padre del aula, Sarmiento inmortal!
¡Gloria y loor! ¡Honra sin par!

 

Corretjer Leopoldo, Barcelona1862- Bs. As. 1941.

 Director coral y orquestal, autor y compositor.

 

 

   ¡Feliz día, maestros!

 

 

Susana Quiroga  

 

 

Dejá tu comentario