Nacionales | ARGENTINA | Historia |

4 de abril: Día del soldador en Argentina

El 4 de abril de 1977 se funda la primera escuela de soldadura privada en el país, y por ello es que este día quedó como testimonio para celebrar y declarar Día del Soldador.

  • Este 4 de abril es un día para felicitar el soldador que trabaja en la familia.
  • A nuestros días, el oficio del soldador sigue siendo clave y pieza fundamental en todo tipo de industria.

El Día del Soldador se debe a que el 4 de abril de 1977 es cuando se inicia en Campana (Prov. de Buenos Aires), la primera escuela de soldadura privada de Argentina. En nuestro país en los años ’20 se comenzó a fabricar distintos artículos en acero. Sólo contaban con una fragua con ventilador manual, sierras, corta hierros, martillos, bigornia, soplete oxiacetilénico, un transformador para soldadura y mucha voluntad.

En ese entonces todas las uniones se realizaban por roblonado (remaches) y alguna que otra soldadura con varillas desnudas (no se conocían los electrodos revestidos). Por tal motivo la soldadura que realizaban la tenían que martillar para poder disimular sus defectos. Para poder cortar algunas posiciones de piezas de acero, los calentaban en la fragua, los colocaban sobre la bigornia y con el corta hierro y martillo realizaban el trabajo.

Un hecho anecdótico ocurrió en los años ’40, durante la Segunda Guerra Mundial, los países necesitaban construir rápidamente embarcaciones seguras, y comenzaron a reemplazar los buques metálicos con uniones roblonadas, por soldaduras por arco eléctrico con electrodos revestidos.

Fue así que un buen día llegó a la Argentina el Buque Tanque Mercante "Longwood", de la empresa inglesa John Jacobs, que había sido torpedeado y casi partido al medio el 31 de Enero de 1941, a 20 millas al Oeste de Colombo, por un submarino japonés en las costas de lo que hoy es Sri Lanka. El buque tanque recaló al dique seco de Puerto Belgrano, y la Armada tomó la decisión política de repararlo. Era un buque completamente remachado, se cambiaron sus partes internas y externas, pero se utilizó por primera vez para la unión de las chapas, la soldadura eléctrica con electrodos revestidos. De ahí en más se inicia la historia de la soldadura por arco en el país. En Puerto Deseado los antecedentes de la soldadura se remontan a fines de los años ’40 cuando los Hnos. Félix y César Coccoz, traen la primera soldadora eléctrica.

A nuestros días, el oficio del soldador sigue siendo clave y pieza fundamental en todo tipo de industria. Los avances tecnológicos cada vez son mayores, y sin embargo, la técnica, la destreza y el trabajo que desempeñan estos hombres y mujeres, sigue siempre sorprendiendo y brindando mayores desafíos para nuevos procesos, para buscar nuevas soluciones.

Por esta razón, en el “Día del Soldador”, acompañamos y celebramos junto a ellos, y los felicitamos por su enorme entrega, pasión y compromiso que ponen a la tarea, donde no sólo construyen y aportan a procesos productivos sino que también, participan de la obra de la identidad de un país, de una historia.

Dejá tu comentario