Mundo | ANIMALES | Estudio | BEBÉS

¿Por qué madres y padres de todo el mundo alteran la voz para hablar a sus bebés?

En un estudio histórico que abarca seis continentes, investigadores de Harvard encontraron que el "lenguaje infantilizado" incluye un timbre muy particular empleado por los adultos independientemente de la sociedad en la que viven. Los hallazgos.

Si alguna vez le hablaste a un bebé, es probable que hayas subido el tono, hayas hecho sonidos tontos o hayas usado una voz cantarina. No sos el único. En un estudio histórico que abarca seis continentes, investigadores del Laboratorio de Música de la Universidad de Harvard encontraron sorprendentes coincidencias en la forma en que los adultos hablan y cantan a los bebés. Los resultados, publicados en Nature Human Behaviour, apuntan a posibles funciones comunes de ciertos tipos de patrones de habla y canto para el desarrollo de los bebés y el vínculo entre padres e hijos.

A lo largo de tres años, los investigadores coordinaron la recogida de 1.615 grabaciones de 21 culturas con distintos grados de conexión con el resto del mundo. Desde un entorno urbano de habla inglesa en San Diego hasta una sociedad de cazadores-recolectores Hadza en África Oriental, los adultos cambiaron sus patrones de habla al interactuar con los bebés. Ningún estudio anterior había comparado las vocalizaciones dirigidas a los bebés en una gama tan amplia de culturas.

“Desde que se estudian los padres y los bebés, los psicólogos han teorizado que existen tipos especiales de vocalizaciones para los bebés, pero es difícil estudiar esa tendencia en diversos grupos de personas de todo el mundo”, explica Samuel Mehr, que dirigió el proyecto como director del Laboratorio de Música e investigador asociado de Harvard antes de asumir un nuevo cargo como científico principal en los Laboratorios Haskins de Yale. “Gracias a esta gran colaboración internacional, pudimos poner a prueba esta cuestión de forma rigurosa en muchos sitios diferentes de todo el mundo”.

image.png
Desde un entorno urbano de habla inglesa en San Diego hasta una sociedad de cazadores-recolectores Hadza en África Oriental, los adultos cambiaron sus patrones de habla al interactuar con los bebés (Getty Images)

Desde un entorno urbano de habla inglesa en San Diego hasta una sociedad de cazadores-recolectores Hadza en África Oriental, los adultos cambiaron sus patrones de habla al interactuar con los bebés (Getty Images)

Las consistencias globales en el habla dirigida por los niños incluían un tono más alto y una mayor gama de tonos. Otros rasgos que aparecían muchas veces en las grabaciones eran el contraste de vocales (como enfatizar una “e” larga y una “e” corta en la misma palabra) y la claridad del pulso (usar una voz musical). Cuando los investigadores analizaron el canto, observaron cambios constantes en el tempo y el timbre.

El grupo entrenó un modelo de aprendizaje automático para utilizar características como el tono y el volumen para adivinar si una grabación estaba dirigida por un bebé o por un adulto. El modelo fue muy preciso en su determinación en las 21 sociedades y reforzó el caso de las consistencias globales, según Courtney Hilton, becaria postdoctoral en el Departamento de Psicología y co-primera autora del trabajo.

“Nuestro estudio proporciona la prueba más contundente hasta el momento para determinar si existen regularidades acústicas en las vocalizaciones dirigidas a los bebés en todas las culturas”, dijo Hilton. “También es el primero que aborda de forma convincente esta cuestión tanto en el habla como en el canto. La consistencia de los rasgos vocales ofrece una pista realmente tentadora de un vínculo entre las prácticas de cuidado de los bebés y los aspectos distintivos de nuestra psicología humana relacionados con la música y la socialidad”.

image.png
Esta investigación se basa en estudios anteriores que demuestran que las canciones de cuna y los patrones de habla alterados pueden tener un efecto tranquilizador en los bebés, así como en hallazgos en animales que demuestran la clara función de las vocalizaciones, como hacer sonar la alarma de un depredador que se acerca o señalar amabilidad y acercamiento (REUTERS)

Esta investigación se basa en estudios anteriores que demuestran que las canciones de cuna y los patrones de habla alterados pueden tener un efecto tranquilizador en los bebés, así como en hallazgos en animales que demuestran la clara función de las vocalizaciones, como hacer sonar la alarma de un depredador que se acerca o señalar amabilidad y acercamiento (REUTERS)

Esta investigación se basa en estudios anteriores que demuestran que las canciones de cuna y los patrones de habla alterados pueden tener un efecto tranquilizador en los bebés, así como en hallazgos en animales que demuestran la clara función de las vocalizaciones, como hacer sonar la alarma de un depredador que se acerca o señalar amabilidad y acercamiento.

“Cuando seleccionamos las características con las que observar el canto y el habla de los bebés, recurrimos específicamente a algunos principios bioacústicos de referencia que pueden mantenerse constantes no sólo en los seres humanos, sino en diferentes animales”, afirma Cody J. Moser, coprimer autor del trabajo, candidato a doctor en la Universidad de California Merced y estudiante visitante en la Facultad de Artes y Ciencias de Harvard. “Las cosas sobre la forma en que alteramos nuestro tono hacia nuestros bebés podrían tener sus raíces en las formas en que otros animales se comunican entre sí”.

Una parte secundaria del estudio consistió en que miembros del público trataran de identificar si una vocalización estaba dirigida a los bebés o a los adultos. En esta parte del estudio participaron más de 50.000 angloparlantes con dominio de 199 idiomas procedentes de 187 países. La mayoría acertó en sus valoraciones, independientemente de su lengua o cultura materna. Este aspecto de la investigación confirmó que las personas pueden captar los marcadores acústicos del habla y las canciones dirigidas a los niños, aunque no entiendan las palabras o las referencias culturales.

image.png
Una parte secundaria del estudio consistió en que miembros del público trataran de identificar si una vocalización estaba dirigida a los bebés o a los adultos (Getty Images)

Una parte secundaria del estudio consistió en que miembros del público trataran de identificar si una vocalización estaba dirigida a los bebés o a los adultos (Getty Images)

Para Mehr, este enfoque de “ciencia ciudadana” fue muy valioso. “El método que utilizamos para este trabajo -que nos permitió conseguir que 50.000 personas nos dijeran si pensaban que una determinada canción era para un bebé o para un adulto- es el mismo método que podríamos utilizar para entender la trayectoria de la capacidad de percepción musical a lo largo de la vida de una persona, o si las personas escuchan la estructura en la música de la misma manera dependiendo del tipo de idioma que hablan”, dijo. “El método de la ciencia ciudadana es una innovación que entusiasma a muchos psicólogos”.

Los hallazgos muestran sorprendentes paralelismos entre culturas a la hora de hablar y cantar a los bebés, pero Moser advirtió que las similitudes no deben entenderse como rasgos verdaderamente universales. “No pretendemos afirmar que todas las sociedades canten o hablen a los bebés -continuó-, pero ahora sabemos que cuando la gente tiende a cantarles o a hablarles, tiende a hacerlo de la misma manera en todo el mundo. Eso es muy interesante y un nuevo hallazgo”.

“Hay, por supuesto, mucha variación e influencia cultural en esta práctica, pero también encontramos puntos comunes que insinúan raíces en nuestra biología compartida. En este estudio, intentábamos descubrir esas partes ocultas de nuestra mente que dan forma a nuestro comportamiento y experiencias cotidianas”, concluyó Hilton.

FUENTE: Infobae

Dejá tu comentario