Nacionales | ALBERTO FERNÁNDEZ | avión |

La trama detrás de la compra de un nuevo Tango 01 por U$S25 millones

La negociación por un Boeing 757-256 fue revelada por TN en octubre.

  • Entonces, Alberto Fernández había desistido de la adquisición, pero su reciente problema de salud en la gira oficial terminó de inclinar la balanza a favor.
  • El dilema ahora pasa por la financiación.

Poco más de un mes atrás, el Gobierno había decidido no avanzar en la compra de un nuevo Tango 01 ante las posibles críticas que la Casa Rosada recibiría al destinar millones de dólares a la adquisición de una aeronave en medio de la actual crisis social y económica.

Tal como reveló TN, en octubre pasado la oferta por el nuevo avión venció y la licitación quedó paralizada. Sin embargo, el episodio de salud de Alberto Fernández en Indonesia y la falta de una aeronave propia que le permita al primer mandatario moverse con independencia en cualquier parte del mundo hicieron que la Casa Rosada de un giro de 180 grados y en el Gobierno dicen que ahora sí avanzarán con la compra de la nueva unidad.

Según pudo saber este medio, la Secretaría General volvió a contactarse con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), el organismo que había confeccionado la licitación original, para preguntarle si el avión Boeing 757-256 aún seguía en venta y el proceso se retomó.

La decisión no solo obedece a lo ocurrido con Alberto Fernández: tras la publicación del artículo de TN hubo fuertes críticas internas por la desprolijidad de los funcionarios argentinos en una operación que estaba a punto de cerrarse y se cayó, lo que además le representó al Estado un gasto de unos 500 mil dólares que -si ahora se concreta la compra del avión- no habrán sido en vano.

Ahora la Casa Rosada firmó la carta de intención y se dispone en los próximos días a abonar los 25 millones de dólares que costará el avión, de los que una parte se cubre con la propia entrega del viejo Tango 01.

La trama de una compra que se había caído, pero que el Gobierno reflotó

Durante buena parte de 2022, en una negociación que se mantuvo en la más estricta reserva, el Gobierno de Alberto Fernández negoció la compra de un avión para reemplazar al histórico Tango 01.

Sin embargo, en octubre, cuando la operación estaba a punto de cerrarse, la Casa Rosada decidió echarse para atrás de manera sorpresiva, incluso cuando una empresa había sido adjudicada y ya se había transferido una seña de 1 millón de dólares. Además, un equipo de la Secretaría General de la Nación había viajado a Canadá para firmar la carta de intención que luego derivaría en la adquisición de la aeronave.

La historia que TN reconstruyó en base a altas fuentes oficiales se remonta a noviembre de 2021. En ese momento, la gestión de Alberto Fernández decidió recurrir a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para reparar el Tango 01, pero este organismo, tras realizar un exhaustivo análisis de mercado, les recomendó a las autoridades de la Casa Rosada inclinarse por la opción que se conoce como Exchange, es decir, entregar el Tango 01 como parte de pago, abonar una suma de dinero en dólares y adquirir una nave de iguales características, pero con menos horas de vuelo y una aviónica más moderna.

2.webp

Antes de iniciar la búsqueda del “nuevo” Tango 01, el Gobierno debió saldar un viejo conflicto que se había originado en la gestión de Mauricio Macri, en el que se habían intentado comprar dos aviones, pero cuando se debían realizar los pagos todo se canceló y la situación derivó en un litigio contra el país.

En abril pasado, la OACI le acercó al Gobierno tres ofertas por aviones similares al Tango 01. La única admisible fue la de la empresa C&L Aviatión Group, ya que poseía documentación que acreditaba sus derechos para comercializar el avión en exclusividad. La aeronave ofrecida era un Boeing 757-256, fabricado en el año 2000.

Según pudo saber TN, entre el 6 y 10 de junio de 2022, las autoridades de la Dirección de Logística de la Secretaría General a cargo de Julio Vitobello viajaron a los Estados Unidos para realizar una inspección de la nave en la que se comprobó que la misma cumplía con las necesidades de la Argentina y su aviónica y equipamiento eran incluso más modernos que los del Tango 01.

3.webp

La operación se sellaría a cambio de unos 25 millones de dólares, que se abonarían de la siguiente forma: 22 millones a través de una transferencia y la entrega del Tango 01, valuado en U$S3 millones.

Los 500 mil dólares que el Estado le debe pagar a la OACI y que si se compra el avión no serán en vano

Para comenzar a concretar la operación, la Secretaría General transfirió a una cuenta que posee en la OACI más de un millón de dólares con los que cubrirá los honorarios de la organización internacional por haber realizado la licitación y posterior adjudicación.

Se estima que por los trámites realizados cobrarán entre U$S400.000 y U$S500.000, aunque otros afirman que ascenderá a 900 mil dólares. Es un dinero que el Estado hubiese perdido si no concretaba la compra.

A esto se le deben sumar otros 150 mil dólares que el Estado gastó en la capacitación de los pilotos, tripulación de cabina, la contratación de simuladores de vuelo y el gasto de hotel y viáticos de las comitivas que viajaron al exterior para avanzar en la compra del avión.

El día en que la operación se cayó y el país protagonizó otro escándalo con la OACI

Entre julio y agosto continuó adelante el proceso y el 7 de septiembre de 2022 otra comitiva de la Dirección de Logística viajó a Canadá para firmar la carta de intención con las autoridades de C&L Aviatión Group y la OACI. Sin embargo, según las fuentes consultadas por este medio, nunca llegó la autorización de Vitobello para que se realice la operación.

De manera sorpresiva, el Gobierno había decidido dar marcha atrás con la operación. Los presentes en esa reunión en Canadá pidieron una prórroga de 15 días hábiles, la que ya venció. De hecho, hace unas semanas Juan Carlos Salazar Gómez, secretario general de la OACI, estuvo en la Argentina para mantener una reunión con Vitobello.

Ahora, el Gobierno decidió avanzar con la compra. El dilema pasa por la financiación: una posibilidad es conseguir un préstamo y la otra es usar plata del Tesoro. Todo es materia de análisis.

FUENTE: TN

Dejá tu comentario