Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Basurales

Ambiente: Inauguran una planta que no funciona

Envuelto en críticas por la proliferación de basurales, el ministerio ambiente apuró la inauguración de una planta recicladora en San Pedro, pero un día después permaneció cerrada y funcionarios admitieron que el personal no está preparado ni las instalaciones aptas aún para operar.

  • El domingo 19 de mayo el gobierno “inauguró” la estación de clasificación y transferencia de residuos de San Pedro. 
  • Lo presentó como “un paso más hacia la solución del problema de la basura”. 
  • Sin embargo, un día después las instalaciones permanecían cerradas, mientras que trabajadores y hasta un funcionario admitieron que no hay fecha para que comience a operar. 

El gobierno vuelve a mostrar una contradicción entre lo que anuncia y lo que realiza. 

El ejemplo esta vez se dio en el ministerio de ambiente, que venía siendo asediado por las críticas, centradas esencialmente en su pasividad para abordar el problema de la proliferación de basurales y la indolencia con que se ocupa del tratamiento de residuos patógenos, que son arrojados de manera desaprensiva por una empresa privada de San Salvador de Jujuy – LIMSA -, ligada a un aliado político - el diputado Rubén Rivarola.

patogenos_7104.jpg

Ambas cosas habían sido denunciadas por el frente de izquierda y por abogados especialistas en ambiente. 

El ostensible silencio de la ministra María Inés Zigarán se quebró el domingo 19 de mayo, cuando junto al gobernador Gerardo Morales encabezaron “la ceremonia inaugural” de la estación de clasificación y transferencia de residuos de San Pedro, ciudad donde la basura se arroja a cielo abierto. 

La estación fue financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo, en el marco de varias obras que demandaron un costo de casi 195 millones de pesos, y tienen como objetivo darle un tratamiento a la basura, separando y eventualmente reutilizando los residuos secos del material húmedo que se desechará en rellenos sanitarios controlados, según la información oficial. 

Su construcción comenzó el 25 de enero de 2017 y debía concluirse 12 meses después, por lo que se concluye que lleva un año y cuatro meses de retraso. 

Pese a la difundida escena, con corte de cinta incluido, 24 horas después pudo corroborarse que la flamante estación no está en funcionamiento. 

El lunes subsiguiente, las instalaciones permanecían cerradas, los camiones de la municipalidad de San Pedro continuaban dirigiéndose a dos kilómetros de distancia del lugar, arrojando como siempre los residuos sin tratamiento alguno, a cielo abierto. 

La llamativa situación motivó la consulta en el lugar. En pleno basural, trabajadores integrantes de una cooperativa que actualmente reutiliza los residuos y se supone tendrá trabajo en la flamante estación recicladora, reconocieron que necesitan instruirse para poder operar en el sitio inaugurado por el gobierno. Eso, sostienen, demandará meses. 

ambiente-planta-recicladora-san-pedro-zigaran_7065.jpg

Carlos Zamar, subsecretario de ambiente del municipio sanpedreño, se mostró satisfecho por la inauguración de la flamante estación, aunque reconoció que su funcionamiento se concretará “en los próximos días”. 

Los motivos esgrimidos por el funcionario son los mismos, la necesidad de preparar al personal para que aprenda a manipular las instalaciones. No obstante, Zamar fue más optimista respecto de los plazos y habló de días. 

En cualquier caso, aparece como un error por parte del gobierno no haber comunicado la situación real de la planta recicladora, y es difícil separar su inauguración de una decisión política para frenar las críticas. En los hechos, la ministra y el gobernador inauguraron una planta que en estos momentos no funciona. 

Algo similar ocurre con la otra pata de la obra, el Centro Ambiental Jujuy ubicado en las afueras de Ciudad Perico, que en teoría fue terminado en 2016. El gobernador Morales afirmó que su funcionamiento está previsto para julio. 

Se espera además la llegada de los equipos adquiridos por un valor de 6 millones de dólares, para equipar a la empresa GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), que pertenecerá al estado y plantea un modelo de negocios en el que los vecinos de toda la provincia pagarán por el servicio. 

Ese esquema con recaudación es fundamental, ya que el gobierno tomó una deuda de 42,2 millones de euros para montar la empresa. De allí se descuentan los 6 millones de dólares que ya se usaron para comprar los equipos que aún no llegaron. No se informó en qué estado se encuentran los 36 millones de euros restantes, ni la donación recibida de la Unión Europea de 11,3 millones de euros en el marco de la misma operación. 

Nuevamente, se observa una comunicación, como mínimo, desordenada y desprolija de un plan que le ocupó al ministerio de ambiente todos los años de gestión que lleva gobernando Gerardo Morales.

ambiente-planta-recicladora-san-pedro-girsu_7027.jpg

 

Cargando ...

Compartí tu opinión