Política | Política

Acomodos: sigue la pelea entre el ex cuñado de Morales y un trabajador

Marcelo Fernández, presidente del Banco de Desarrollo, había convocado a una conferencia de prensa para desacreditar las críticas de Roberto Brizuela, empleado de la institución desde hace 33 años, e insinuó que este medio tendría que haberlo censurado. La respuesta del trabajador.

Acomodo y escándalo. 

Así podría resumirse la ira del contador Marcelo Fernández, ex cuñado del gobernador Gerardo Morales y actual presidente del Banco de Desarrollo (ex Banco de Acción Social), quien convocó a una conferencia de prensa el pasado viernes que duró 50 minutos y tuvo dos objetivos: denostar a Roberto Brizuela, empleado de la institución con 33 años de antigüedad, y a los medios de comunicación que escucharon sus planteos. 

Brizuela había denunciado en el programa Sobremesa que la nuera de Guillermo Jenefes, Elizabeth Amat, fue contratada en forma discrecional con un sueldo superior a los 100 mil pesos, y exhibió el documento que probaba su designación

Iracundo, Fernández intentó desacreditar al empleado asegurando que no pertenece al Banco de Desarrollo ni es delegado gremial, y acusó al periodismo de “no chequear las fuentes”. 

Esa afirmación es falaz. Brizuela cuenta con una trayectoria de tres décadas en el ex Banco de Acción Social. La gestión actual, con Fernández a la cabeza, transformó la antigua institución en Banco de Desarrollo y creó un Banco residual. Allí fue desplazado Brizuela. 

Pero aunque ese movimiento burocrático haya existido, Brizuela es un trabajador con vasta experiencia y conoce a los movimientos de la institución incluso desde mucho antes de la llegada de Fernández. 

Pero más allá de la situación del empleado, la designación de Amat existió, al punto que en la conferencia de prensa del pasado viernes Fernández exhibió su recibo de sueldo. 

Allí defendió el nombramiento y por primera vez esbozó cuál fue el proceso de selección, aunque negó que gane más de 100 mil pesos. “Con los descuentos de ley su sueldo es de 69 mil pesos”, advirtió y hasta reconoció que “es caro”, pero aseguró que se trata del convenio colectivo de los trabajadores bancarios.

Allí puede advertirse otra falacia de Fernández, ya que nunca se conoció, hasta la denuncia de Brizuela, que el Banco de Desarrollo había realizado un proceso de selección en virtud de vacantes en ese lugar, al que cientos de comunicadores en Jujuy podrían haber aspirado, sobre todo si se tiene en cuenta la importancia de los sueldos. 

Por otro lado, en su intento por desacreditar a Brizuela, Fernández exhibió una causa judicial de hace casi dos décadas, acusando al trabajador de haberse quedado con 800 pesos que no le correspondían. 

Respecto de este medio, Fernández exhibió una lista de supuestas demandas laborales en contra de la empresa a la cual pertenece. 

Horas después de la manifestación pública de Fernández, Brizuela realizó nuevamente declaraciones en las que no hizo más que ratificar sus dichos. 

“Yo me acogí al desafuero, están la resolución y las costas, y en la dirección de personal consta que estoy sobreseído por ese tema, no sé qué es lo que busca Fernández”, afirmó. 

“En lugar de ponerse a trabajar, hace un mes que me están persiguiendo. Me sacaron de Casa Central y aseguran que no pueden entrar los que formamos parte del banco residual”, aseguró Brizuela.

Respecto de su situación gremial, también refutó al funcionario. “En diciembre de 2017 se hicieron las elecciones para comisión gremial interna y delegados del banco, tanto del residual como del Banco de Desarrollo. El 14 de abril de 2018 entra la carta documento de la junta electoral con los integrantes de la comisión interna y delegados, y esa carta nunca fue rechazada, con lo cual hay una aceptación tácita”, indicó.

“No la pueden rechazar porque no se pueden inmiscuir en la vida de los sindicatos”, agregó. 

En su alocución, Fernández había pedido disculpas por haber acusado a Brizuela de quedarse con 2000 dólares. “Leí mal y me equivoqué”, aseguró el funcionario, aunque luego lo acusó por otros motivos. 

 

 

Dejá tu comentario