Mundo | Mundo | rescate | TELEVISIÓN

Chile: A 10 años del rescate de los 33 mineros que conmocionó al mundo

El ruidoso derrumbe de la mina San José, ubicada en una zona desértica al norte de la capital chilena de Santiago, activó las alarmas esa tarde soleada del jueves 5 de agosto de 2010. Un turno completo de mineros, compuesto por 33 trabajadores, quedó sepultado a unos 700 metros de profundidad y en ese momento, hace diez años, no había ningún indicio de que estuvieran vivos o muertos.

  • Muchos de los “33” se encuentran sin empleo fijo debido al "miedo" de los empresarios a contratarlos.
  • Sólo unos pocos han podido recuperar la estabilidad que tenían antes del accidente.
  • Mario Sepúlveda con quien hablamos en Antena 2 98.1, se desligó de la minería y se dedica a realizar charlas motivacionales.

Diez años después de quedar atrapados en el fondo de la mina San José, en el norte de Chile, los "33 mineros de Atacama", se sienten héroes caídos en el olvido y el abandono.

El jueves 5 de agosto de 2010 un derrumbe sepultó a este grupo de mineros de entre 19 y 63 años en la vieja mina. A los 17 días se confirmó que estaban vivos y tras más de dos meses a 600 metros bajo tierra fueron rescatados y alabados como héroes por su tenaz solidaridad ante al encierro.

Una vez fuera de la mina, fueron invitamos a programas de televisión, viajaron por el mundo y un excéntrico empresario minero les regaló 10.000 dólares a cada uno. Cinco años después, Hollywood hizo una película sobre su historia llamada "Los 33", protagonizada por Antonio Banderas.

Trailer oficial de 'Los 33'

Encontramos en las redes sociales a uno de los más recordados de aquel grupo, Mario Sepúlveda.

Casado y padre de dos hijos, vive en una pequeña casa junto a 20 personas. Mario, hoy de 49 años, presentador de la mayoría de los vídeos grabados en la mina durante el cautiverio, denuncia que los han tratado mal.

"Nosotros engrandecimos mucho el nombre de nuestro país. Nuestro accidente abrió fronteras, hizo conocer a nuestro país " uno de los mineros que salió adelante.

Con el dinero que ganó en la televisión, cerca de 150.000 dólares, Sepúlveda construye hoy un centro de ayuda para niños autistas y en riesgo de exclusión social, basado en la experiencia que vive con el último de sus seis hijos, "Marito", de siete años, que padece un autismo severo.

Volvamos a 2010

Todos los primeros intentos por acceder a través de la bocamina se frustraron por las enormes rocas que bloquearon el socavón, mientras los mineros sepultados también abandonaron sus primeros intentos por salir por un túnel de emergencia al que le faltaban las escaleras pues los dueños de la mina nunca las instalaron. Desde los primeros días comenzaron a llegar las mujeres de los trabajadores, quienes se instalaron en un campamento que llegó a albergar a tres mil personas, que con el correr de las semanas incluyó a familias completas, comerciantes, periodistas y rescatistas.

image.png

Tras el derrumbe, estos mineros que apenas se conocían tuvieron que organizarse para sobrevivir, aprendieron disciplina y racionaron los escasos alimentos que había en el refugio de seguridad de la mina.

"Una de las cosas que más nos ayudó fue el humor. Aún en los peores momentos nos reímos. Abajo lo pasamos súper bien. Cantábamos, soñábamos, tomábamos decisiones democráticas y nadie se pasó de listo", recuerda Sepúlveda.

Pero, ¿por qué no lograron mantener esa unión fuera de la mina?

image.png

"Los primeros 22 días fueron geniales, hubo unión, nos organizamos. Realmente ese es el mejor recuerdo que guardo de los 70 días abajo" ¿por qué? Las familias provocaron toda esta desunión entre nosotros. Cuando nos encontraron y empezaban a mandarnos comida, también bajaban cartas y decían que tal era más famoso que el otro y que se hablaba más de aquél, eso ya desmoronó nuestro ambiente. Hubo un antes, un durante y un después. Y después que salimos ya se transformó en cada uno por su lado", agrega. "Hubo muchos que se preocuparon de lo monetario y se olvidaron de todo lo que vivimos", plantea Sepúlveda.

Una audiencia global

El rescate fue transmitido por televisión en directo a una audiencia de 1.200 millones de espectadores en el mundo y comenzó una historia que muchos de ellos prefieren callar: giras por el mundo, programas de TV, contratos para un libro que nunca se escribió y hasta una película hollywoodiense de escaso éxito, protagonizada por el español Antonio Banderas. Pero muy pocos recibieron ayuda y dinero, la mayoría volvió a sus vidas de pobreza.

image.png

Quizá uno de los mineros más exitosos sea Mario Sepúlveda, quien se desligó completamente del mundo de la minería y a día de hoy se dedica a realizar charlas motivacionales, como aprendió a hacerlo abajo , en los 70 días que estuvo encerrado.

De #Los33 aporto este Video de la BBC, censurado en Chile.

"Creo que lo mejor que me ha pasado en la vida fue haberme quedado allá bajo con esos 32 compañeros. Creo que todo pasa por algo y creo que el accidente sirvió para demostrar que el mundo se puede unir y hacer cosas maravillosas", apuntó Sepúlveda, quien desde las profundidades se hizo famoso por oficiar con gran desparpajo como presentador de las transmisiones que se hacían desde la mina una vez que se estableció la comunicación con el exterior.

image.png

La soltura de 'Súper Mario' -apodo con el que se conoce el carismático minero por su papel durante la catástrofe - es interpretada por Antonio Banderas en el film 'Los 33' que se estrenó sin pena ni gloria cuando se cumplía el aniversario 5, buscando emocionar a todo el planeta con la historia de quienes a pesar de todos los miedos y los obstáculos decidieron sobrevivir. No lo lograron.

¿Crees que luego de su experiencia mejoraron las condiciones de trabajo para los mineros de Chile?

"Aquí hay de todo. Después del accidente las grandes empresas se han preocupado mucho en invertir y en meterle recursos a la seguridad. Siguen habiendo dificultades, pero despertó mucho el interés en invertir para la mejoría de los trabajadores y de los proyectos que hay en mi país".

image.png

José Ojeda, el autor del famoso mensaje "Estamos bien en el refugio los 33" ya no trabaja y vive de la pensión vitalicia del Estado.

En cuanto a su repercusión mediática y pública, se convirtió en el evento con mayor cobertura y tuvo entre 1.000 y 1.300 millones de telespectadores. Solo ha sido superado por el funeral de Michael Jackson en 2009; mientras que el rescate de los mineros casi que triplicó a los 400 millones de espectadores que siguieron la misión del Apolo XI de 1969.

Dejá tu comentario