Marcelo Pont Vergés: “Cantidad no es calidad”

El director de arte cinematográfico disertó ayer en nuestra ciudad. Se refirió a su participación en la película El Secreto de sus ojos y a la actualidad de cine nacional.

Pont Vergés llegó a nuestra ciudad invitado por la Dirección de Cultura de la Municipalidad de San Salvador, para brindar una charla acerca de sus experiencias profesionales que van desde dibujar historietas, hasta hacer escenografía y vestuario de óperas, teatro, musicales, pasando por su trabajo como director de arte en televisión en cortos y en cine.

El artista cordobés que intervino en la dirección de arte de la galardonada película “El secreto de sus ojos”, consideró la experiencia como maravillosa. Dijo que en esa materia, en nuestro país se trabaja mucho por amistades; que cada director tiene su gente de confianza con la que habitualmente encara los proyectos, por lo que la invitación a sumarse al equipo no fue muy común.

“En este caso me llamó un día Campanella para decirme si quería hacer una película con él. Me dijo que había visto trabajos míos y que para este trabajo en particular había estado muy interesado en que yo hiciera el arte”, dijo Pont Vergés.

Consultado acerca del trabajo que viene desarrollando el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) consideró que en general el Instituto ha hecho un trabajo de desarrollo muy interesante y positivo durante muchos años, aunque planteó sus dudas.

“Creo que le falta corregir muchísimo las políticas de los últimos años, particularmente. Creo que la gestión inicial de Jorge Coscia fue muy positiva y luego me parece que han ido tomando políticas con las cuales yo no estoy muy de acuerdo. El año pasado se hicieron entre ciento veinte y ciento treinta películas argentinas, lo cual por un lado suena muy bien pero no creo que haya público para ciento treinta películas argentinas. Me da miedo de que la gente deje de ver cine nacional. Tanta cantidad no te asegura calidad”, sostuvo Pont Vergés.

Según el artista, es más conveniente tener proyectos más concentrados que demuestren que ameritan un presupuesto. “Yo ahora comienzo un largometraje que tiene un millón de pesos de presupuesto la película completa, lo cual es un absurdo. Me quedan setenta mil pesos para hacer todo el arte de la película. Con ese dinero decorás una vidriera…”, sostuvo entre risas.

Dejá tu comentario