Salud |

Los peligros de dormir menos de siete horas diarias

Más de nueve horas por día también puede resultar perjudicial si se sostiene en el tiempo.

  • Te mostramos seis recomendaciones para lograr un descanso reparador.
  • Si dormimos poco, estaremos cansados durante el día, con menos capacidad de atención y concentración.
  • El buen descanso es clave para la salud y que dormir mal tiene consecuencias físicas, psíquicas y emocionales.

El ronquido intenso ya representa una señal de alerta. En ese caso, se le tendría que consultar al compañero de cuarto, si además de roncar, se hacen pausas en la respiración.

Si la persona se despierta por sus ronquidos o porque se ahoga.

Si duerme ocho horas y se levanta cansada o con sueño, es un indicador que está durmiendo mal.

El sobrepeso es un factor de riesgo para tener apnea de sueño y también, si la persona padece presión alta o diabetes.

1- La clave está en la organización: tratar de acostarse y levantarse todos los días a la misma hora. El organismo es un “aparato” muy bien calibrado y necesita esa regularidad para que funcione adecuadamente.

2- Existe un horario ideal de la actividad física: hacer deporte intenso antes de dormir nos deja muy excitados, con la temperatura alta, con muchas endorfinas en sangre y eso hace muy difícil conciliar rápidamente el sueño. Entonces, hay que tratar de alejar el ejercicio de las horas de descanso, por lo menos tres o cuatro horas es lo recomendable, salvo que sean actividades que ayuden a relajarse como elongación o yoga.

3- Alimentación: el proceso digestivo eleva la temperatura corporal, aumenta la frecuencia cardíaca y el riesgo de reflujo, por eso se sugiere cenar una hora y media o dos antes de irse a dormir.

4- Evitar el uso de pantallas: la luz intensa estimula el cerebro, que interpreta que todavía es de día y que tiene que seguir despierto, así será más difícil que conciliar el sueño, sobre todo si la persona padece insomnio. Lo ideal es leer un libro (impreso), con una luz tenue, tomarse una ducha de agua caliente que dispara ciertos mecanismos que nos inducen a dormir o implementar alguna terapia de relajación como yoga o mindfulness.

5- No utilizar la radio o televisión como sonido de fondo al dormir, ya que eso perturba al cerebro y produce “micro-despertares”, es decir, despertares muy cortos que la persona no llega a percibir pero interrumpen la arquitectura del sueño, el cual pierde eficacia y no se llegan a alcanzar las etapas más profundas del mismo.

6- Cuidar el silencio, oscuridad y temperatura: lo ideal es dormir en silencio, en oscuridad, con una temperatura ambiental moderada de 24 o 25 grados, en una posición cómoda, con ropa holgada, para que nada genere una molestia externa.

Dejá tu comentario