Política | Gerardo Morales | Rubén Rivarola | Jujuy

Todo depende de las encuestas

La sociología moderna entiende que no se puede obtener un voto en la urna sin entender al votante que lo emite. Las encuestas en estos tiempos son fundamentales, ya que pueden ayudar a conocer lo que piensa o siente el ciudadano.

Así como una encuesta bien diseñada puede ayudar a recopilar información sobre la satisfacción del cliente, también nos puede ayudar a conocer las intenciones y opiniones de los votantes, lo que significa que un candidato comprenderá mejor cómo elaborar sus políticas y plataformas para satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Esto les permite evaluar tanto el panorama político como la viabilidad de una candidatura.

Esta herramienta de investigación permite recolectar datos tales como opiniones y actitudes de un grupo de personas a través de un cuestionario que es aplicado a un grupo reducido de una población.

El secreto de las encuestas es que gracias a ellas podemos convertir datos cualitativos en datos cuantitativos, para finalmente transformarlos en decisiones que impacten en la percepción de las personas respecto a algún candidato, partido o elemento relacionado a la política y elecciones.

En definitiva, los manuales dicen que los políticos deben montarse sobre lo que muestran esos datos y armar los discursos para obtener la mayor satisfacción posible de quien recibe el mensaje.

La necesidad y la urgencia que tenía Morales de modificar la Constitución, rápidamente se fue diluyendo, ya que hasta el momento no aparece ni el decreto de promulgación ni mucho menos el cronograma electoral para la elección de convencionales constituyentes.

Solo hasta hoy aparecieron distintas operaciones de comunicación emanadas desde la propia casa de gobierno, otra vez el humo dominando el quehacer de Gerardo Morales.

Primero lanzaron por distintos grupos de whatsapp un apócrifo cronograma electoral, lo mandaron especialmente a los sectores políticos y el asunto comenzó a ser harto comentado en toda la ciudad.

Sin esperar mucho tiempo, lanzan también por los grupos de whatsapp un supuesto dato de primera fuente, que indicaba que la contienda para convencionales sería en la misma fecha que las elecciones provincial, intentando dar por hecho algo que aún no está conformado ni cerrado en la mesa política de Morales, es más, la fecha de las provinciales va a depender de manera directa si Morales llega a integrar alguna fórmula como candidato a vicepresidente.

Paralelamente a estas operaciones de radio pasillo, los teléfonos de los jujeños comenzaron a tronar, las encuestas encargadas por el propio gobierno urgían, había que conocer el humor social y hacia dónde venía la tendencia de la opinión pública.

Por supuesto que los resultados están guardados bajo siete llaves, pero con un gobierno tan indiscreto como este siempre algunos datos pueden llegar a conocerse.

Dicen en zonas aledañas al despacho de la Secretaría General, que los números no son los que esperaban, que el descontento con la gestión es absolutamente generalizado, fundamentalmente luego del brutal tarifazo en el servicio eléctrico.

Algunos al parecer entendieron que no es momento de agitar la reforma y mucho menos hablar de la re re, a punto tal que los pasacalles y los carteles del operativo clamor siguen esperando luz verde.

Otro de los elementos que evalúan que fue bisagra, es la conformación del frente de unidad que rubricaron más de 30 instituciones, entre partidos políticos, organizaciones sociales, gremios e instituciones de la sociedad civil.

Sectores que nunca pensaron sentarse en una misma mesa lograron ahora acordar un punto en común y transversal a todos, el NO a la reforma constitucional.

Varios fueron los esfuerzos de Morales y Rivarola para romper esta nueva concertación que finalmente quedó conformada y con la base solida de negarse a avalar una reforma de la Carta Magna en estas circunstancias.

Morales tiene la puerta abierta para la reforma y para la re re, el decreto puede salir en cualquier momento, todo dependerá de los vaivenes del humor social y de su futuro, por ahora esquivo, de llegar a ser candidato a vicepresidente de alguien.

Dejá tu comentario