Nacionales | GERARDO MORALES | Ajedrez | muerte

Gerardo Morales se quebró al recordar la muerte de su padre: "Me cambió la vida"

El gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, rompió el llanto al recordar la muerte de su padre y como aquel acontecimiento transformó su vida a los 17 años.

  • Durante su paso por +Entrevistas, con Luis Novaresio, el gobernador de Jujuy habló a corazón abierto sobre la enseñanzas que le dejó su papá
  • Morales lloró al recordar a su padre Gerardo, cómo murió y el impacto que le provocó cuando tenía tan solo 17 años

El gobernador de la provincia de Jujuy, Gerardo Morales, rompió el llanto al recordar la muerte de su padre y como aquel acontecimiento transformó su vida a los 17 años.

Durante una nuevo edición de +Entrevistas, programa conducido por Luis Novaresio, el conductor le preguntó al dirigente radical sobre la imagen que tenía de su papá, también llamado Gerardo. “De mi viejo, aprendí a laburar, a jugar al ajedrez. Esto de que no hay…”, dijo antes de quebrarse.

Disculpame… tal vez lo vayas a tener que cortar esto”, llegó a decirle entre lágrimas a Novaresio, que le contestó: “No hay nada más hermoso que la emoción recordando a la familia”. Reincorporado a la charla, el gobernador jujeño admitió que el fallecimiento de Gerardo le cambió la vida.

Me cambió la vida la muerte de mi viejo porque fue la insignia de trabajo de esfuerzo, de todo”, explicó y acotó en los instantes previos a volver a lagrimear: “Por eso cuando te digo que hay que… disculpame”. “Me enseñó mucho. Especialmente a trabajar y a jugar al ajedrez”, añadió.

Recordó haber jugado una “partida simultánea con Bobby Fischer -campeón mundial de ajedrez y quien protagonizó el Encuentro del Siglo junto a Boris Spasski-. “Tenía 12 años. Fui campeón del noreste argentino”, reveló y, entre risas, admitió: “Obviamente, después me dieron una paliza”.

Sus primeros trabajos y los inicios en la política

Morales narró lo que ocurrió después del deceso de su padre, un empleado ferroviario de 48 años. “Yo tenía 17 y cursaba cuatro año. Dejé de estudiar y me puse a laburar. Cursé libre quinto año”, contó.

En este contexto, recordó que uno de los primeros empleos que tuvo fue como mozo en el comedor de un ferrocarril: “Me permitía viajar a ver a mi hermano a Buenos Aires. Lo malo era que tenía que dormir en el coche, tirado en el piso y debajo de una frazada”.

Tuve algunas experiencias no tan buenas porque estaba aprendiendo. Por ejemplo, cuando vos vas a abrir una soda en una mesa, si no la inclinás y la abrís de una determinada forma, porque el tren se mueve, mojás a todos. Eso me pasó. Y así fui perfeccionándome también”, expresó el gobernador.

Morales también trabajó como bicicletero y hasta se animó a hacerle una oferta a Novaresio: “Si tenés problemas en el piñón o en la horquilla te lo puedo arreglar”.

Una vez en la universidad, el jujeño se desempeñó como encuestador y docente. Fue en aquel período en el que decidió abocarse a la militancia radical: “Empecé como ayudante y terminé siendo consejero académico. Me tocó redactar cosas como estatutos”.

Asimismo, confesó que está todavía enamorado de la docencia, pero no tiene tiempo para practicarla. Sobre sus comienzos en la actividad política, contó: “Primero que todo, fui contador en la Municipalidad de Jujuy con Horacio Guzmán. Años después me recibí y pasé a ser rápidamente diputado provincial y presidente de la Federación Universitaria Jujeña”.

Gerardo Morales: "La muerte de mi viejo me cambió la vida"

FUENTE: La Nación

Dejá tu comentario