Jujuy | GERARDO MORALES

El gobierno busca puentes con Alberto para lograr un "salvavidas" financiero

"A partir del 10 de diciembre sabremos cómo viene la relación financiera con Nación", dijo el gobernador Morales, que enfrenta el pago de dos meses de sueldo, aguinaldo deudas con proveedores en el cierre de 2019 y no cuenta con recursos propios. En Casa de Gobierno pronostican un diciembre "difícil".

  • Déficit crónico y problemas para el estado provincial.
  • La gestión Morales depende de la asistencia financiera del gobierno nacional.
  • En ese contexto buscan una señal del presidente electo Alberto Fernández para evitar un cierre de año convulsionado.

El gobierno de Jujuy convive históricamente con un déficit operativo constante: un estado macrocefálico en una débil economía local demanda recursos que no se generan en territorio jujeño.

En consecuencia, solicita en forma permanente la asistencia del ministerio de economía de la nación.

La sintonía política con el gobierno de turno es fundamental para lograr la ayuda.

Por esa razón, el cambio que habrá a partir del 10 de diciembre genera incertidumbre y preocupación en la gestión que conduce Gerardo Morales en Jujuy.

A partir del 10 de diciembre vamos a tener certezas de cuál va a ser la nueva relación financiera entre la provincia y la nación, dijo el mandatario provincial en las últimas horas. A partir del 10 de diciembre vamos a tener certezas de cuál va a ser la nueva relación financiera entre la provincia y la nación, dijo el mandatario provincial en las últimas horas.

Alberto Fernández, el presidente que asumirá el poder el mismo día que Morales lo renueve, le ha mostrado públicamente una frialdad implacable y la única vez que se refirió a Jujuy desde que ganó las elecciones lo hizo para manifestar su desacuerdo con el encarcelamiento de Milagro Sala, algo que Morales advierte como su límite.

Por esa razón, aquella frase de Morales puede leerse en otros términos: el 10 de diciembre sabremos si Alberto Fernández está dispuesto a seguir financiando el déficit crónico de la provincia.

En ese contexto, las declaraciones del ministro de hacienda de la provincia, Carlos Sadir, confirman el escenario de zozobra para las finanzas locales.

“Diciembre va a ser difícil. Tenemos un déficit que tiene que ver con el pago de sueldos y el pago a proveedores”, reconoció para luego explicar que “normalmente le requerimos al estado nacional una ayuda y después se la vamos cancelando en el mismo mes, no sé si la nueva administración lo va a hacer. El panorama es incierto y difícil, porque de no contar con ese financiamiento se van a complicar las cosas”, cerró.

Dejá tu comentario