EE_UU

Obtuvo media sanción la ley que deroga el Obamacare

Es una importante victoria para el presidente Donald Trump, que ahora está a un paso de cumplir una de sus principales promesas electorales.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó por escaso margen un proyecto para derogar y reemplazar la ley de salud conocida como Obamacare, en una importante victoria para el presidente Donald Trump, que ahora está a un paso de cumplir una de sus principales promesas electorales.

El mandatario republicano celebró con un breve discurso desde la Casa Blanca la aprobación en la cámara baja del proyecto para reemplazar la reforma sanitaria del ex mandatario demócrata Barack Obama, una ley que era su principal legado y que por primera vez había vuelto obligatorio que todos los ciudadanos tengan cobertura médica, lo que insertó en el sistema a millones de personas en sólo unos años.

Arropado por el vicepresidente Mike Pence y muchos de los republicanos de la Cámara de Representantes, entre ellos su líder, Paul Ryan, Trump celebró la votación con una masiva conferencia de prensa en el rosedal de la Casa Blanca. Triunfante, prometió terminar con la "catástrofe" del sistema Obamacare.

"Vamos a terminarlo y vamos a seguir haciendo muchas otras cosas", añadió sin dar demasiados detalles el mandatario, quien dijo sentir "mucha confianza" de que el proyecto será rápidamente aprobado en el Senado, donde el oficialismo también tiene mayoría, aunque una más ajustada que en la cámara baja, donde hoy al menos 20 congresistas republicanos votaron en contra del proyecto impulsado por Trump.

La votación de hoy, sin embargo, no fue el primer intento del flamante presidente estadounidense.

Desde que asumió, Trump intenta aprobar una ley o varias leyes que deroguen y reemplacen el sistema de salud de Obama. Hace unos meses presentó una primera versión, negoció fuerte y logró una aprobación express en comisiones. Pero finalmente el texto cayó en el pleno de la cámara baja por la rebelión de un grupo de republicanos. Desde entonces, busca la oportunidad de relanzar la iniciativa.

Tras semanas de arduas negociaciones, el proyecto de ley consiguió finalmente media sanción por una ventaja mínima de cuatro votos -217 a favor y 213 en contra-, apenas uno más que la mayoría de la cámara.

La oposición, en cambio, votó en bloque y se encolumnó detrás de su líder, Nancy Pelosi, quien calificó el texto del proyecto como una "monstruosidad moral" durante el debate parlamentario.

En la celebración posterior en el rosedal de la Casa Blanca, Trump fue categórico y espantó los fantasmas de muchos conservadores que vieron en el primer texto del proyecto de ley de salud del magnate una versión light de Obamacare.

"No se equivoquen: esto es una derogación y un reemplazo de Obamacare", sentenció un sonriente Trump, quien además se felicitó porque "esto realmente unió al Partido Republicano".

Ahora el proyecto de ley debe debatirse en el Senado, donde el oficialismo tiene una mayoría aún más escueta que en la cámara baja, con apenas seis senadores más que los demócratas y sólo dos por encima de la mayoría absoluta.

El proyecto de ley, conocido como la Ley Estadounidense de Cuidado de Salud (AHCA, en inglés), deroga disposiciones básicas del Obamacare, incluyendo sus subsidios para ayudar a las personas a obtener cobertura, la expansión de Medicaid -un programa para las personas con bajos recursos- y las obligaciones para expandir los seguros médicos.
En su lugar, el proyecto de ley proporciona un nuevo crédito fiscal destinado a ayudar a las personas a comprar seguros, aunque proporcionaría menos ayuda que Obamacare a las personas de bajos ingresos.

Uno de los aspectos más controvertidos del voto de hoy es que los republicanos sometieron a votación el texto sin que la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) evaluara el impacto financiero y social de la ley, aunque el texto sin enmiendas que no logró avanzar en el Congreso en marzo pasado ya arrojó datos poco alentadores.

Según la primera evaluación del CBO, un organismo no partidista y compuesto por técnicos, hasta 24 millones de estadounidenses se hubieran quedado sin seguro durante la próxima década bajo la versión previa a la propuesta aprobada hoy.

Más allá de este pronóstico, un grupo de congresistas republicanos utraconservadores se negaron a aceptar esa primera versión por considerarlo demasiado moderado y provocaron la primera derrota de Trump en el Congreso.

Después de tener que posponer hasta en dos ocasiones la votación sobre el proyecto de ley por falta de apoyo, Trump tuvo que finalmente retirar el texto y renegociarlo en el seno de su partido.

Entre algunas de las modificaciones que los ultraconservadores republicanos consiguieron, se destaca la eliminación de la obligatoriedad que bajo Obamacare tienen las aseguradoras de dotar seguros y no subir los costos a quienes hayan sufrido enfermedades preexistentes.

Tras conseguir este nuevo texto consensuado, es muy posible que el oficialismo deba hacer más modificaciones para lograr que pase en el Senado, donde estará sujeto a enmiendas ilimitadas, lo que podría concluir en una versión un tanto diferente a la actual y forzaría una nueva votación en la Cámara de Representantes.

Senadores republicanos como Rob Portman, de Ohio, y Shelley Moore Capito, de Virginia Occidental, ya expresaron su preocupación por el impacto de este proyecto de ley en sus estados, especialmente en lo relativo a los recortes a las ayudas para las personas con bajos recursos, por no hablar de otros representantes más moderados como Susan Collins, de Maine.

Un trío de senadores ultraconservadores, Ted Cruz, Mike Lee y Rand Paul, también podrían ponerse en contra.

"Este proyecto de ley no va a llegar a ningún lado en el Senado de Estados Unidos", afirmó el líder de la minoría demócrata en esa cámara, Chuck Schumer.

"En lugar de tratar de aprobar una versión diferente del mismo Trumpcare, que significaría costos más altos por menos cuidado, los republicanos en el Senado deberían negarse a seguir a sus colegas de la cámara baja hacia el precipicio, rechazar la legislación y trabajar con los demócratas para mejorar nuestro sistema de cuidado de salud de manera bipartidista", agregó.

Temas

Dejá tu comentario