Jujuy | diabetes | SALUD |

Diabetes, un problema que crece en la población argentina

Los números sobre argentinos con diabetes son para preocuparse. Especialistas marcaron pautas y aclararon conceptos erróneos que tiene la población sobre esta condición de salud.

En la actualidad, se estima que 1 de cada 10 argentinos de 18 años o más tiene diabetes y dado que, por varios años permanece sin síntomas, aproximadamente 4 de cada 10 personas que la padecen desconocen su condición, según datos del Ministerio de Salud de la Nación.

Es por este motivo que, la prevención primaria (evitar que la enfermedad se desarrolle) como la secundaria (evitar complicaciones en quien ya vive con diabetes) son pilares fundamentales a trabajar con toda la comunidad.

image.png

Por este motivo, en Radio 2 conversaron Mariana Sánchez Ábalos, médica geriatra y especialista en diabetes y Bernabé Vázquez Agostini, licenciada en Nutrición, ambas integrantes del Centro Médico para el Adulto Mayor (CEMAM), quienes marcaron algunas pautas y aclararon algunos conceptos erróneos que tiene la población en general sobre esta condición de salud.

Embed - Diabetes, un problema que crece en la población argentina

Sánchez Ábalos explicó que existen diferentes tipos de diabetes, pero las de mayor prevalencia son las llamadas Diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. En el caso de las personas mayores, la más común es la 2, la que se adquiere por algunos hábitos, como la alimentación poco variada y la escasa actividad física (sedentarismo) y el sobrepeso y la obesidad. El problema principal para un diagnóstico temprano es que no causa síntomas en sus estadios iniciales y que una vez que se manifiestan algunas dolencias asociadas ya han pasado varios años.

En la población argentina se sabe que el 28% de las personas mayores a 65 años hoy tienen diabetes, mientras que el 33% de las mujeres de 75 años más están en la misma situación. Por otra parte, la profesional médica resaltó como un indicador preocupante para el corto plazo que las personas de 50 años o más, el 50% ya presenta valores de glucemia aumentada, pero sin síntomas visibles de diabetes.

image.png

La mejor forma de diagnóstico es una buena entrevista sobre su salud, como antecedentes familiares, hábitos alimentarios, actividad física, entre otros datos; y una serie de estudios de sangre. Lo más común es que en un análisis de sangre se solicite la medición de glucosa en sangre, donde 100 mg/dL es el valor máximo para considerar a una persona con valores normales, aunque lo ideal es que no se llegue a ese número, sino que se mantenga por debajo.

En el caso de tener un resultado de glucosa cerca de 100mg/dL o más, se debe hacer un estudio complementario de “tolerancia a la glucosa”, con ayuno previo y que es determinante para el diagnóstico.
image.png

Por su parte, Vázquez Agostini resaltó que hoy el problema de la diabetes es generalizado y que los hábitos que debe seguir una persona ya diagnosticada son los mismos que debe llevar el resto de la población. Lamentablemente, al trabajo de la nutricionista dentro del equipo de salud diabetológica presenta algunas dificultades, principalmente asociado a la idea de que un cambio en la alimentación solo se relaciona con la prohibición de algunas comidas, bebidas y endulzantes.

Por el contrario, la nutricionista explicó que hoy el paradigma es otro. Lo que se busca es lograr un equilibrio entre aquellas cosas que les gusta comer al paciente, como aquellas que faltan su mesa diaria y que de esta forma se puede llegar a un control real de la enfermedad. Para el caso de Jujuy, las comidas diarias se basan principalmente en arroz, fideos y papas y una alta carencia de verduras, alimentos ricos en fibra y una mayor ingesta de agua.

image.png

Vázquez explicó que la diabetes no solo tiene impacto en la vida del adulto, desde que aparece la enfermedad, sino que además hay que tener en cuenta la predisposición que puede haber en su descendencia, algo que la epigenética ya ha dejado claro. Sin embargo, esto no tiene que interpretarse como una enfermedad hereditaria.

En otro tramo de la entrevista, ambas profesionales explicaron que la diabetes no es consecuencia del “comer mucho dulce”, sino se trata de una serie de factores como la obesidad y sobrepeso, la predisposición familiar, la presentación de diabetes durante el embarazo, mujeres con hijos nacidos con peso mayor a 4 kg, actividad física insuficiente, presencia de enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, colesterol alto y el consumo de productos de tabaco.

image.png

Finalmente, dejaron algunas recomendaciones, aplicable no solo a la persona con diabetes o valores de glucemia alterados, sino para toda la población. Lo principal, trabajar en la consolidación de estilos de vida saludables, con un plan de alimentación equilibrado y variado; incremento de la actividad física diaria; y no fumar.

Temas

Dejá tu comentario