Mundo | COMISIÓN EUROPEA | Unión Europea | vacunas

La Unión Europea analiza abrir las fronteras a extranjeros vacunados

La Comisión Europea sugirió permitir el ingreso de viajeros inoculados con tratamientos aprobados por el bloque.

  • La Comisión Europea propuso que los países miembros permitan a partir de junio el ingreso al continente de las personas vacunadas contra la covid-19.
  • El bloque abriría las puertas a personas no esenciales que hayan sido vacunadas 14 días antes de la llegada.

La Comisión Europea (órgano ejecutivo de la Unión Europea) propuso el lunes a los Estados miembros de la UE que permitan el ingreso de personas procedentes de terceros países vacunadas contra el coronavirus.

En un comunicado, la Comisión Europea planteó "permitir la entrada a la UE a todas las personas procedentes de países con una buena situación epidemiológica" y a las que "hayan recibido la última dosis recomendada de una vacuna autorizada por la UE".

De acuerdo con la propuesta cursada a los países del bloque, los viajeros a quienes sería permitido el ingreso a la UE para un viaje no esencial deberán haber recibido sus vacunas 14 días antes de la llegada.

La UE reconoce por ahora formalmente cuatro vacunas contra el coronavirus: las desarrolladas por BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson.

Sin embargo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) podría agregar otras vacunas a ese listado.

Paralelamente, el bloque está preparando el establecimiento de un certificado sanitario de alcance europeo, que pretende implementar en forma operativa a fines de junio.

La UE cerró sus fronteras exteriores en marzo de 2020 a viajes "no esenciales" y estableció a partir de junio una lista restringida, revisada periódicamente, de terceros países cuyos residentes pueden ingresar.

Desde finales de enero están en esa lista Australia, Nueva Zelanda, Ruanda, Singapur, Corea del Sur, Tailandia y, aunque incluye a China, este caso está sujeto a reciprocidad.

La Comisión Europea propone ahora ampliar esta lista, flexibilizando el criterio de la tasa de incidencia en 14 días, que se elevaría de 25 a 100 por cada 100.000 habitantes, nivel muy por debajo del promedio actual de la UE, de más de 420 personas por cada 100.000.

No obstante, la propuesta contempla un mecanismo para suspender rápidamente las llegadas en caso de que la situación epidemiológica de un país se deteriore, en particular debido a una variante.

FUENTE: Ámbito

Dejá tu comentario