Nosotras |

Calambres en los pies: 7 causas y 5 pasos para aliviarlos rápido

Los calambres en los pies son espasmos dolorosos que se producen cuando un músculo se contrae repentinamente y no puede relajarse. Pueden durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos, y su intensidad puede ser leve, moderada o fuerte.

Por lo general, los calambres de pies son un síntoma inofensivo, sin embargo, a veces pueden indicar que existe un problema de salud que requiere nuestra atención.

¿Estás experimentando calambres en los pies? Sigue leyendo a continuación para conocer algunas de las causas más frecuentes y cuáles son los mejores remedios para aliviarlos rápidamente.

7 Causas comunes de los calambres en los pies

1. Deshidratación

La pérdida de líquidos y electrolitos causada por la deshidratación altera el equilibrio de los líquidos en el cuerpo y aumenta la excitabilidad de los nervios, favoreciendo así la presencia de calambres musculares. Una excelente manera de prevenir y aliviar los espasmos en los pies consiste en mantenerse bien hidratado durante el día, especialmente si vives en climas muy cálidos. Asegúrate de beber suficiente agua y otros líquidos de tu elección (infusiones, jugos, sopas).

2. Desnutrición

Mantener un buen equilibrio de electrolitos (sodio, calcio, potasio y magnesio) es esencial para la adecuada contracción y relajación de los músculos. Las personas que no mantienen una dieta balanceada, rica en frutas, verduras y granos integrales, son más propensas a sufrir estos calambres.

3. Ciertos medicamentos

Los calambres musculares se encuentran entre los efectos secundarios más comunes de medicamentos como las estatinas y la furosemida. Al tener un efecto diurético, se sabe que pueden agotar las reservas de nutrientes esenciales en cuerpo. Si tus calambres han comenzado de repente, después de comenzar un nuevo tratamiento, es importante que lo consultes con tu médico.

4. No estirarse lo suficiente

Esta es una de las causas más comunes. No es un secreto para nadie que los músculos contraídos y tensos pueden causar calambres musculares. Realizar estiramientos de pies/piernas cada cierto tiempo ayuda a reducir la tensión y aumenta la flexibilidad de tus músculos para enfrentar las actividades diarias.

5. Esfuerzo físico excesivo

La fatiga muscular producida por el esfuerzo físico excesivo puede resultar en una mayor sensibilidad de las neuronas motoras ubicadas en la médula espinal, provocando contracciones musculares involuntarias. En adición, la pérdida de agua y sodio inducida por el ejercicio físico a través de la sudoración produce desequilibrios electrolíticos que también promueven los calambres musculares.

6. Mala circulación

La mala circulación en los pies provoca una oxigenación inadecuada del tejido muscular, dando lugar a los espasmos y al malestar severo. Así mismo, la mala circulación crea una acumulación de ácido láctico y otras sustancias químicas, cuya acción hace que se intensifique el dolor.

7. Zapatos inadecuados

Puede parecer una causa muy obvia, pero para algunas personas no lo es tanto. El diseño, la comodidad y la calidad de los zapatos que usamos durante el día pueden influir muchísimo en las sensaciones de nuestros pies y en su descanso. Usar zapatos muy apretados, muy puntiagudos, demasiado planos o demasiado altos puede provocar calambres intensos y duraderos.

5 Pasos para detener (rápido) un calambre en el pie

¿Qué puedo hacer para aliviarme en medio de un calambre de pies? Algunas medidas sencillas, pero efectivas, que puedes aplicar para detener los espasmos son:

  • Estirar los músculos del pie. Para esto se recomienda tirar suavemente de los dedos hacia atrás, en dirección a la pierna (la pierna debe permanecer los más estirada posible).
  • Impulsar la circulación sanguínea. Mueve los dedos, levanta el pie acalambrado durante unos segundos y luego apoya el talón en el suelo; repite los movimientos varias veces. Esto ayudará a restablecer la circulación rápidamente.
  • Beber agua. Sí, algo tan simple como beber un vaso de agua puede aliviar rápido los calambres. Otros remedios útiles consisten en tomar agua con vinagre de manzana o jugo de pepinillo, comerse una banana, etc.
  • Aplicar calor y frío. Alternar entre temperaturas frías y temperaturas calientes es una opción excelente para calmar dolores, calambres y espasmos. Puedes hacerlo fácilmente durante el baño cambiando la temperatura del agua en la ducha, o mediante la aplicación de compresas.
  • Tomar analgésicos. En caso de calambres en los pies que sean muy persistentes, se recomienda tomar un medicamento analgésico o antiinflamatorio no esteroide, como el ibuprofeno.

Estiramientos para prevenir y aliviar los calambres en los pies/piernas

Aquí están algunos estiramientos simples que pueden aliviar el dolor y prevenir los calambres crónicos en las piernas y pies:

Estiramiento básico (muy utilizado por los corredores)

image.png
  • De pie y con los brazos extendidos, coloca las palmas de tus manos contra una pared.
  • Mantén la posición y da un paso atrás con la pierna o pantorrilla afectada.
  • Inclínate hacia adelante sobre la otra pierna y empuja contra la pared.

Debes sentir estiramientos en el músculo del pie, la pantorrilla y la parte posterior de la pierna.

Estiramiento con toalla

image.png

Realiza este estiramiento mientras permaneces sentado:

  • Mantén las piernas extendidas hacia adelante.
  • Apunta los dedos del pie afectado hacia arriba, para que la pierna se estire.
  • Toma una toalla o un lazo y envuélvela alrededor del pie, sujetando con ambas manos.
  • Levanta la pierna ligeramente, hasta que sientas un buen estiramiento.

¿Cómo evitar que los calambres se repitan?

Considera los siguientes consejos para prevenir los calambres en las piernas y pies:

  • Manténte hidratado todo el tiempo.
  • Realiza estiramientos cada día, especialmente antes de hacer ejercicio.
  • Limita o evita el consumo de alcohol.
  • Consume una dieta balanceada, que incluya fuentes naturales de calcio, potasio y magnesio.
  • Aumenta tu nivel de actividad física gradualmente, sobre todo si has sido una persona sedentaria.
  • Opta por usar zapatos cómodos que se adapten bien a la anatomía del pie y sean adecuados para tu rutina.

Si los calambres ocurren con demasiada frecuencia, son graves o parecen deberse al uso de algún medicamento, es importante acudir al médico.

FUENTE: guiatucuerpo

Dejá tu comentario