Jujuy | Boletín oficial

Una herramienta clave para la transparencia, con "delay"

El Boletín Oficial es un documento fundamental para la difusión de los actos de gobierno revalidando la transparencia de los mismos, aunque muchas veces informa actos consumados con excesiva anterioridad a causa de los procedimientos burocráticos.

Creado en los albores del siglo XX y sancionado en la Legislatura precisamente el 24 de octubre de 1904, el “Boletín Oficial” conserva el carácter de ser el documento de contacto político/ciudadano por excelencia; allí se refrenda todo decreto, ley, recursos, edictos inclusive ordenanzas municipales.

Ya lejos de aquellas primeras versiones de papel redactados a máquina, el formato digital pdf es sumamente funcional al objetivo de promover el concepto de gobierno abierto, estando a disposición para su lectura o descarga a tan solo un click de distancia en la web boletinoficial.jujuy.gob.ar

En el debe, tras una rápida revisión, es notable como muchos de los actos político-legislativos tardan en impactar y por lo tanto llegan tarde a manos de un ciudadano interesado en los pormenores de las acciones de gobierno. Desde leyes que se sancionan con una o dos semanas de anterioridad, hasta ordenanzas y resoluciones judiciales varios meses en el tiempo consumadas. Pero estos aparentes retrasos tienen una razón de ser que escapa a la labor de quienes desempeñan tareas en este organismo.

Un contraste sumamente llamativo si se lo compara con, por ejemplo, el “Boletín Oficial de la República Argentina” que día a día avisa de los acontecimientos casi en tiempo real.

En diálogo con la titular de la Dirección Provincial de Boletín Oficial e Imprenta del Estado Carola Polacco, este desfase entre lo hecho y lo publicado está comprendido en un complejo sistema burocrático en el que la información a publicar debe ser autorizada por numerosos actores.

De allí se entiende por ejemplo que ciertas licitaciones sean publicadas con el período de recepción de ofertas concluido o la autorización por el crédito de U$S75 millones una semana después. Esto queda en mayor evidencia cuando se trata de instancias municipales, que pueden o no ser publicadas según lo requieran las autoridades pertinentes.

Imagen a modo de ejemplo donde se publican licitaciones y ordenanzas municipales con un importante retraso

Vale destacar que por ley, el “Boletín Oficial” inexorablemente se publica tres veces por semana (lunes, miércoles y viernes) otro dato que lo diferencia de su versión nacional que tienes emisiones diarias. Esto puede diferir según la provincia siendo mayor o menor la periodicidad.

Dejá tu comentario