Salud | vacuna | NIÑOS | CORONAVIRUS

Por qué los niños serán los últimos en probar la vacuna contra el coronavirus

Un médico estadounidense solicitó que se adelante la incorporación de los chicos a las pruebas de la vacuna contra el coronavirus.

  • El principal problema que indican los investigadores es que aún no se conocen los efectos que puede causar la futura vacuna en adultos, por lo que tampoco se puede saber cómo reaccionarán los niños.
  • Si no descubren efectos secundarios graves, se comienza a probar la aplicación en adolescentes y en último lugar a los más pequeños.
  • Los desarrolladores de las vacunar pueden ir amoldando la dosis de modo tal que se inmunice al menor sin generar un riesgo hacia el futuro.

Existen muchos tipos de vacunas diferentes y cada una de ellas está diseñada para enseñarle al sistema inmunitario cómo combatir ciertos tipos de gérmenes. Cuando los científicos crean vacunas, tienen en cuenta: de qué manera el sistema inmunitario responde al germen, quién necesita vacunarse contra el germen, y cuál es la mejor tecnología o enfoque para crear la vacuna.

El Dr. Evan Anderson , profesor asociado de pediatría y medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory, aseguró que es necesario incluir a los niños en ensayos de vacunas contra el coronavirus. Según el especialista, “cada vez es más evidente con los brotes que ocurren en los campamentos y ahora en las escuelas, que el contagio claramente puede suceder, que se transmiten entre sí y a otras personas susceptibles”.

“En este momento estoy bastante preocupado de que no tengamos una vacuna disponible para los niños a principios del próximo año escolar“, anunció Anderson. “Nuestros padres, nuestros maestros, nuestros abuelos están potencialmente en riesgo de adquirir el SARS-Cov-2 de sus hijos”, afirmó el médico, que consideró como algo apremiante la necesidad de desarrollar una vacuna para los niños.

El principal problema que indican los investigadores es que aún no se conocen los efectos que puede causar la futura vacuna en adultos, por lo que tampoco se puede saber cómo reaccionarán los niños. Solo si los investigadores no descubren efectos secundarios graves, se comienza a probar la aplicación en adolescentes y en último lugar a los más pequeños.

De este modo, los desarrolladores de las vacunar pueden ir amoldando la dosis de modo tal que se inmunice al menor sin generar un riesgo hacia el futuro, especialmente en humanos que aún no han completado su desarrollo.

FUENTE: Radio Mitre

Dejá tu comentario