Mundo | vacuna | hospital | TRABAJO

El español que se infectó tras ponerse la vacuna de Oxford explica cómo ha pasado la enfermedad

Joan Pons recuerda el importante significado que tiene haber dado positivo en coronavirus.

  • Joan Pons, el primer español en recibir la vacuna experimental contra el coronavirus que están desarrollando la universidad de Oxford y AstraZeneca, volvió este lunes a su trabajo en un hospital tras 10 días de cuarentena por haber dado positivo.
  • El pasado 8 de octubre, este enfermero catalán anunció en redes sociales que una de las pruebas PCR le había salido positivo.
  • Eso le obligó a hacer cuarentena desde el miércoles 7, cuando empezó con la congestión nasal, hasta este pasado sábado 17.

Pons celebra que durante esos diez días no tuviera ninguna complicación: “Estoy bien. No he tenido nada más que la congestión nasal y un poco de dolor de cabeza, pero a los tres días se pasaron y ya normal. Lo único que no podía salir de mi habitación”.

La única excepción para romper este aislamiento la tuvo el pasado jueves, cuando tuvo que ir a su hospital a realizarse una serie de pruebas. “Me sacaron muchísima sangre, me tomaron la tensión arterial y la temperatura, cada día tuve que rellenar un diario de síntomas, he tenido que enviar mis heces, orina... Todo lo que puedas imaginar”, explica.

Sin embargo, lamenta que hasta que no termine el estudio de la fase III no pueda conocer los resultados. Con todas esas pruebas, los investigadores van a tratar de dilucidar si la vacuna es realmente efectiva y el causante de que Pons no tuviera ningún síntoma grave.

image.png

“Que yo haya dado positivo por coronavirus no significa que la vacuna no funcione. La vacuna impide que yo desarrolle síntomas graves, no que entre el virus a mi cuerpo. Yo no he tenido esos síntomas graves y ahora hay que ver si es porque la vacuna me ha ayudado o porque soy como Nadal y he resistido”, detalla.

También incide en que él no sabe si ha recibido la vacuna o forma parte del grupo placebo, aunque confía realmente en que forme parte del primer grupo. “Los protocolos que activaron cuando comuniqué el positivo me hacen pensar que es así”, subraya Pons, que va a seguir formando parte del estudio y va a tener que seguir haciéndose una PCR cada semana y un chequeo médico al mes.

Además, vuelve a demostrar su optimismo con que pueda estar disponible para final de año: “En Reino Unido indica todo que para finales de noviembre podría estar en el mercado. Se filtraron unos documentos que el sistema nacional de salud está poniendo en marcha la logística y planificando los centros de vacunación para que esté todo listo a finales de noviembre. Ojalá para Navidad podamos tener el regalo de la vacuna”.

image.png

Mucho trabajo en el hospital

La vuelta de Joan Pons a un hospital de la ciudad británica Sheffield ha sido convulsa. Aparte de las bromas con sus compañeros, ha tenido que retomar las labores que tenía entre manos antes de su positivo. “Es la segunda cuarentena tras la que hice al volver de España y no sabía si iba o venía”, confiesa mientras regresa a su casa.

Además, Pons se ha llevado la sorpresa de que su hospital ha activado la silver command para anunciar que la situación se está volviendo grave: “Tenemos muchos enfermos con la covid-19 y todo vuelve a pasar. Se está complicando”.

image.png

Esa empeoramiento de las cifras de hospitalizados, le mantiene en una incógnita de si va a tener que volver a primera línea en una UCI o si, por el contrario, va a poder continuar con su trabajo de gestión de enfermería para planificar cómo no parar las otras consultas a pesar del Covid. “Ya veremos”, finalizado resignado

Dejá tu comentario