Travesía Cultural |

Transeúnte de la palabra

SIETE POETAS TUCUMANOS

tercera parte

El escritor jujeño Ricardo Guzmán, psicólogo, abogado, autor y compositor de canciones, estudioso de la cultura en general, de las letras en particular, continúa con su mirada memoriosa de SIETE POETAS TUCUMANOS, tercera parte.

Nos habla en esta ocasión de ARTURO ÁLVAREZ SOSA.

FotoJet - 2019-11-21T105653.970.jpg

En el año 1968, con Mario Morales y Jorge Zunino visitamos al poeta Roberto Juarroz, el objetivo era plantear la posibilidad del relanzamiento de la revista Poesía=Poesía que publicaron Roberto Juarroz y Mario Morales entre 1958 y 1965.

En esta reunión escuché por primera vez nombrar al poeta Arturo Álvarez Sosa, Juarroz nos dijo que era un gran poeta tucumano, que su lectura era imprescindible, Y obsequió a Mario Nacimiento del día uno de los primeros libros de Álvarez Sosa.

Cuando en el año 1975 voy a vivir a Tucumán, los poetas más conocidos entre mis nuevos amigos eran: Mario Romero y Arturo Álvarez Sosa.

El poeta que nos convoca, nació y vivió su niñez y adolescencia en Tafí Viejo (Tucumán) en el año 1935, se desempeñó como periodista en el diario La Gaceta y construyó una importante obra poética, es referencia ineludible de las nuevas generaciones.

Hugo Foguet (también tucumano), en su novela, Pretérito perfecto, hace de Arturo Álvarez Sosa uno de sus personajes. En ella, el narrador nos da varias pistas sobre las cuestiones que comparte con el poeta que se constituyen en antecedentes necesarios para acceder a su imaginario poético: “Octavio Paz, André Breton, Ludwig Josef Johann Wittgenstein, Carlos César Salvador Arana Castañeda y la revista de divulgación científica Ciencia al día.”

Bibliografía:

Ø El errante (1960)

Ø Los frutos del tiempo (1960)

Ø Nacimiento del día (1963)

Ø Estado natural (1974)

Ø Cuerpo del mundo (1979)

Ø Campo de creación (1982)

Ø Aguaviva (1987)

Ø Fulguraciones (1989)

Ø En el ojo del huracán (1994)

Ø Multiverso (1999)

Ø Tu cuerpo es el mundo (2010)


TEXTOS DE ARTURO ÁLVAREZ SOSA


FotoJet - 2019-11-21T110331.150.jpg




FRUTOS DEL TIEMPO

Siento llorar una mañana,

y vuelo como un pájaro

en la ligera costumbre

del aire que habla su grandeza.


*


Por el luminoso pecho del silencio

viajan los días,

y solamente en sus dichas

vuelvo hacía la luz

la dulce violencia de los ojos.


*

Desprendido del tiempo,

penetrado de fragancias,

derivo en el desarraigo de la noche,

desbordada por ángeles y furias.


*


Ha reventado el alma de la tarde,

y una embriaguez de cielo

eterniza el corazón, la rosa, el viento.


*


POEMA 8

Frontera abierta

del espaciotiempo

al calor de tus besos

y relámpagos

tus fuerzas

se unifican

insaciables

la singularidad desnuda viva.


De tanto en tanto

Los soles se derrumban

Cantan los cisnes


Sonando

como un gong

detrás del tiempo

en la gravitación

de los abrazos

con las galaxias arrulladas

juntas

en tus pechos

sin dejar salir la luz

eres un agujero negro

de caricias.

Danzando

y desnudando tu victoria

bajo tus pies descansa el universo.


*


TANGO


Huesos en llamas bailas abrazada

ondulando al unísono con todo

desde diez elevado a menos quince

dándole nuevo impulso a las galaxias

y el tango a media luz entre jazmines

te hace llorar sentimental sonriente

cavando un pozo de energía cero

en el espasmo inaugural del mundo

interludio que expande el universo

giras y giras invisible abierta

al roce de las sábanas del trueno.


De “Aguaviva”

Te puede interesar

Dejá tu comentario