Jujuy | Romina Aramayo | JUSTICIA | Jujuy

Un giro en la causa Romina Aramayo dejó en shock a la familia

Pese a las numerosas pruebas que involucraban a efectivos de la policía en la muerte de la joven ledesmense, en el día de ayer se conoció la detención e imputación de su ex pareja. La noticia dejó en shock a la familia que en reiteradas ocasiones denunció irregularidades e inclusive la remoción de un fiscal.

  • La familia de Romina Aramayo quedó en shock luego de que la justicia ordenara la detención de la ex pareja, padre de su única hija.
  • Hasta el momento la familia venía siguiendo la línea investigativa que apuntaba a efectivos de la policía de Jujuy y una red de trata que funcionaba en Wolf Night, un cabaret de Alto Comedero.
  • El padre de Romina falleció en 2019 tras años de lucha sin descanso para esclarecer el crimen de su hija.

En el día de ayer se conoció que la Justicia ordenó la detención de la ex pareja de Romina Aramayo, N. Á. V., por el presunto delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la participación de dos o más personas y homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género en concurso real”.

El fiscal a cargo de la investigación, Diego Cussel, hizo conocer la imputción al detenido, quien se abstuvo de declarar.

El giro en la causa dejó en shock a la familia de Romina que hasta el momento venía siguiendo la línea investigativa que apuntaba a efectivos de la policía de Jujuy y una red de trata.

El propio padre de Romina, Juan V. Aramayo, había presentado pruebas que reforzaban esa hipótesis. Inclusive convocó a los medios, realizó marchas y clamó por justicia su último día de vida. En una entrevista llegó a decir, “no quiero morir y que mi hija no tenga justicia”.

Recientemente la hermana de Romina, Abigail Aramayo, manifestó al diario Somos Jujuy, “a través de una videoconferencia nos informaron sobre el nuevo incriminado, en este caso el papá de mi sobrina. Estamos realmente devastados con esta noticia, mi sobrina entró en un estado de shock”.

“Es un giro totalmente nuevo después de 6 años, con otros nombres, con otras personas involucradas. Estas pericias fueron solicitadas por mi papá Juan Aramayo hace 2 años y recién hace 20 días llegaron y fueron analizadas por el fiscal”.

Abigail puntualizó en que no pueden salir de la sorpresa y recordó que la causa presentó diversas irregularidades. “En el medio hubo un fiscal que tapó pruebas, que se ocultaron pruebas. Por qué se ocultaron pruebas, por qué se tapó desde un principio todo y ahora este nombre que nos lleva por un camino diferente por el que veníamos”, cuestionó.

Romina Aramayo desapareció el 4 de abril de 2014 y su cuerpo fue hallado el 9 del mismo mes en inmediaciones del dique Los Molinos en San Salvador de Jujuy. La joven era explotada sexualmente en un cabaret conocido como Wolf Night, en Alto Comedero, y se cree que su crimen tiene relación con un negocio de trata de personas del que también participaban miembros de la fuerza policial y personas vinculadas al poder.

El relato de Víctor Aramayo a un periodista

En una entrevista de archivo de diario La Capital, Víctor Aramayo, contó, "Romina salió el viernes 4 de abril para San Salvador. Mi yerno me llamó para contarme porque no estaba de acuerdo con ese viaje. Ella decía que tenía que cobrar una deuda por 15 mil pesos. Pero era una excusa. Yo creo que estaba amenazada para que viaje", dijo el hombre, que además recibió apoyo de la Fundación María de los Angeles, dirigida por Susana Trimarco.

"Ese día la llamé y hablé con ella. Fue la última vez que la escuché. Me dijo lo de la supuesta deuda. Que iba con una amiga y volvía. Le pedí que no vaya, que estaba de nuevo con su marido y la nena, que en todo caso viajara con ellos. Pero me dijo que no me preocupe, que era un trámite. Su cuerpo apareció el jueves 10", relató Aramayo.

"Ella estaba muy nerviosa en los días previos al viaje. Nicolás, mi yerno, hizo todo para que no viaje, pero no la pudo detener. Decía que debía encontrarse con un arquitecto para cobrar ese dinero. Todo falso. En la capital se instalaron en un hotel y luego concurrieron al boliche Wolf Night Club. Ahí prostituyen mujeres. Mi hija estaba en eso. Tenía un nombre de fantasía, al igual que las siete u ocho mujeres que siempre tienen trabajando. Sé que Romina tenía muchos clientes, incluso personas de poder, que generaba mucha plata. El dueño del lugar es un empresario dueño de otro lugar como ese y un hotel. Les paga el 50 por ciento de lo que ganan las mujeres", explicó el padre.

La última persona que vio con vida a Romina fue una amiga, Jésica, con quien compartía habitación de hotel.

"Estuvieron en el boliche hasta las 7 de la mañana. Volvieron al hotel a descansar, pero Romina estaba nerviosa. Le pidió 100 pesos a Jésica para viajar en remís y se fue. Decía que tenía que encontrarse urgente con el arquitecto", finalizó.

Dejá tu comentario