Reclaman libertad de una anciana de 67 años

Una abuela de 67 años fue detenida por la Brigada de Investigaciones, acusada de haber entrado a un domicilio a robar. Su familia reclama que la privaron de su libertad injustamente.

Isabel Rivas Castro fue identificada como supuesta autora de un robo, razón por la cual el fiscal que interviene en el caso, el doctor Carlos Farfán, ordenó un allanamiento en su domicilio y la detención de la inculpada.

En ese procedimiento no se encontró ninguno de los elementos robados, tampoco ningún indicio que la vincule al robo. Es más, por su edad, estado de salud y su condición de alcohólica crónica, jamás pudo haber cometido el delito del que la acusa, según afirmaron sus hijas, quienes dieron testimonio de que el día y la hora en que supuestamente sucedió el hecho delictivo, ella estaba en casa tomando el té y era imposible que haya salido a robar.

Doña Isabel, no tiene antecedentes por hechos delictivos de ninguna naturaleza, hecho que tampoco tuvieron en cuenta ni el fiscal, ni el juez de control, doctor Ricardo Grissetti, para ordenar su inmediata libertad, una vez comprobado que no tiene relación con el robo aludido.

Sus hijas, Graciela y Mirtha, denunciaron esta actitud impiadosa tanto del juez como del fiscal, que no supieron resolver con premura el caso. El fiscal Farfán, había dado instrucciones para que se libere a la anciana pasadas las 18, pero el juez de control se negó a firmar dicha orden, aludiendo a que el expediente tardó en llegar a sus manos y tenía otras cuestiones más importantes que resolver, según afirmaron sus hijas.

“Es una denuncia injusta de unos terceros que dicen que ella entró a robar a un domicilio y que los testigos la vieron. Imposible, porque ese día ella estaba con nosotros tomando el té. Está de testigo una señora y el albañil. Ahora el fiscal dijo que a las seis de la tarde le daba la libertad y nada. Desde ayer a las siete de la mañana esta detenida” comentó Graciela denunciando el hecho.

Recalcó que “no quiso comer, no quiso nada, porque el fiscal no concede la libertad, viendo todavía las condiciones en que está. Ella es alcohólica crónica, ya le presenté los certificados médicos y todo, pero no le da la libertad. El fiscal argumentó que como no le encontraron  nada del domicilio en el allanamiento y más en el estado que ella está, no la podían tener. Pero justamente, si no la pueden tener ¿Por qué dan vueltas para firmar una ficha? No tienen que dar tantas vueltas para firmar su libertad. Es una persona mayor, está enferma, y ella sufre de los nervios. Si ellos se van hacer cargo de lo que sufre, está bien, pero es injusto que ella esté allí” explicó Mirta, otra de las hijas de la anciana.

Dejá tu comentario